Recuperarse en el Monumental

Argentinos Juniors no tuvo un buen comienzo de temporada, pero en la victoria ante River dejó algunos motivos para que sus fanáticos se ilusionen.


Gabriel Florentín hizo un golazo.

El Bicho ganó su primer partido de la temporada ni más ni menos que en el Monumental, contra el gran River de Gallardo, que venía de golear a Racing en la final de la Supercopa Argentina en Santiago del Estero. 

El equipo de La Paternal tuvo un preocupante inicio, con tres derrotas en tres partidos jugados, entre ellos ante sus más grandes rivales, Platense y Vélez. En dichos encuentros, Argentinos no pudo plasmar en el campo de juego la idea pretendida por Gabriel Milito, y sufrió más de lo esperado en los segundos tiempos. 

Tanto ante Platense, como ante Rosario Central y Vélez, Argentinos había tenido la posesión del esférico, pero nunca pudo demostrar una idea clara de ataque más que no sea el pelotazo a la cabeza de Ávalos. Luego de tener la pelota durante varios minutos, y sin llegar a generar peligro, el Bicho se desacomodó en defensa y sus rivales anotaron.

Florentín festeja su gol.

Sin embargo, en El Monumental, el equipo dirigido por Milito mostró un poco de lo que pretende el técnico, ayer con Moyano en lugar de Vera y con Jonathan Gómez jugando en el mediocampo, Argentinos jugó un partido aceptable, que terminó siendo muy bueno con el golazo de Florentín. Está claro que si el 10 del equipo de La Paternal no frotaba la lámpara, Argentinos se hubiera quedado con otra frustración, pero los invito a hacer zoom en algunos puestos claves de la cancha. 


·La defensa: Milito volvió a parar a tres defensores centrales, Carlos Quintana, Miguel Torrén y Kevin Mac Allister. Los tres tuvieron un partido muy sólido y si bien River logró tener situaciones de gol, sobre todo en el segundo tiempo cuando estaban más cansados, parecen haberse acostumbrado o entendido la idea que exige el entrenador. 

·El mediocampo: Franco Moyano y Jonathan Gómez, tuvieron una labor incansable cada vez que Argentinos perdió la pelota en ataque, ya que les quedó mucho terreno para recorrer y espacios para cubrir, lo que no favoreció el juego de Gómez, pero si hizo notar el gran estado de Moyano. En tanto al ataque, les costó poder generar juego por tierra y por lo general buscaron salida rápida con Ávalos. En mi humilde opinión, quizás otro jugador más en el centro de la cancha le facilitaría las cosas a la hora de la creación al Bicho y le daría más libertad a Gómez, haciendo que se sienta más cómodo. 

·Los carrileros: Elías Gómez y Matías Romero, ambos realizaron una buena tarea defensiva durante todo el segundo tiempo, donde con los intentos de River, Argentinos formó la línea de 5 defensores. En ataque aportaron bastante velocidad para la salida, pero les faltó claridad, y muy pocas veces se encontraron con Hauche y Cabrera.

·Los delanteros: Gabriel Hauche, Gabriel Ávalos y Javier Cabrera jugaron un partido aceptable y recorrieron grandes distancias, ya que fueron los encargados de llevar la pelota al área de River y a su vez, de presionar cuando el equipo local salía con la pelota. Ninguno de los tres finalizó el encuentro y fueron reemplazados por jugadores que no son de su mismo estilo, como Sosa, Carabajal y Herrera, que también demostraron cosas buenas.

·Párrafo aparte para el arquero: Lucas Chaves sacó todo lo que tuvo a su alcance, usó los pies (para sacarle el gol sobre la línea a Álvarez), también sus manos, para atenazar centros y los puños para despejar otros, y su torso en una de las últimas para sacarle el gol del empate a River. Una pieza más que importante para Argentinos ya desde hace varios años. 

Por Bautista Terrera - Falso Nueve -
Instagram: @bauterrera_9