Un tanque lleno de ilusión

En el estadio León Kolbowski, Quilmes le ganó 1-0 a Agropecuario por la primera ronda de la eliminatoria del 2º ascenso en un partido friccionado e intenso. El gol del partido lo marcó Mariano Pavone que se retiró de la cancha con una molestia y encendió las alarmas en el cervecero.


Foto: Prensa QAC

Después de que el encuentro haya sido suspendido ayer por la noche, hoy por la tarde Agropecuario y Quilmes se vieron las caras en un partido vibrante. El partido se jugó con mucha intensidad por parte de los 2 equipos que plantearon lo mismo: no dejar jugar al rival pero si bien ninguno de los dos consiguió anular al otro si lograron molestarse, y llevarse mutuamente a un partido que tuvo un desarrollo que no fue el deseado. Sobre todo en el primer tiempo a los 2 conjuntos le fue muy difícil tener la pelota en campo rival y ante la dificultad de crear una ocasión de gol el partido poco a poco se convirtió en una carrera: el cervecero y el sojero buscaban constantemente el contragolpe y robar la pelota en la salida. Los primeros 45 minutos fueron entretenidos porque los 2 equipos no paraban de correr, no dejaban de morder al rival en cada jugada y las emociones no estuvieron ausentes porque Agropecuario pudo marcar el 1-0 en el inicio pero el palo le dijo que no, y el cervecero le dio mucho trabajo a Martin Perafan que a pesar de tener buenas atajadas demostró en algunas salidas desde atrás sus dudas y nervios defendiendo el arco.


En el complemento se podía observar las intenciones de Quilmes de pausar más el juego, y no tener un golpe por golpe constante pero ahora debían sumar los nervios de los penales porque los minutos pasaban pero ninguno abría el marcador. La falta de efectividad, demostraba que el único camino que podía tomar el partido para definir al ganador eran los penales porque ambos fallaron ocasiones muy claras: Miño reventó el palo en el primer tiempo y en el complemento Gagliardi quedó mano a mano ante Medina pero tampoco pudo poner en ventaja a Agropecuario. Por el lado del cervecero, Pavone había tenido el gol en más de una ocasión pero Perafan le había ganado todos los duelos al delantero hasta que a falta de 20 minutos, Mariano Pavone recibió la pelota en el área y sorprendió con un remate de media vuelta y finalmente venció al arquero del sojero que estaba mal parado y descuido por completo el segundo palo. En los últimos minutos el cervecero hizo lo que había que hacer: cerrar el partido después del gol para que no se juegue más al fútbol en el Estadio Leon Kolbowski y así asegurar el triunfo.


Quilmes derrotó a Agropecuario en un partido parejo de principio a fin, donde sufrió más de lo que esperaba pero sigue con vida en el torneo y ahora tendrá que enfrentar a Defensores de Belgrano para que la ilusión de volver a Primera División continúe vigente.