Humillado en Brasil

 Santos goleó 3 a 0 a Boca Juniors en la semifinal de vuelta de la Copa Libertadores 2020 y se clasificó a la definición del torneo. Diego Pituca, Yeferson Soteldo y Lucas Braga anotaron los goles para los locales.

Festejo de Santos en el gol de Pituca

Los Xeneizes arrancaron dormidos. Antes de que se cumpla el primer minuto de partido, Marinho, una de las figuras del encuentro, tuvo un remate en el palo que fue un aviso de lo que ocurriría minutos más tarde.

El Peixa dominó el comienzo del juego y, a los 15 minutos, tras un rebote en Lisandro López, Diego Pituca definió a contra pierna de Esteban Andrada para marcar el primer gol de la serie.

A partir de ese momento, los dirigidos por Miguel Ángel Russo tuvieron una leve mejoría, pero no fue suficiente para generar ocasiones de peligro en el arco de Joao Paulo. Intento adueñarse del control de la pelota y marcar el ritmo de juego, pero sin tener claridad en las terminaciones de las jugadas. Santos, que jugaba al contraataque, no sufrió riesgo alguno en la primera etapa.

El partido pedía a gritos el ingreso de Edwin Cardona para darle mayor movilidad al equipo, pero Russo, sorpresivamente, se decidió por meter a Nicolás Capaldo y Julio Buffarini, en lugar de Diego González y Leonardo Jara, que estaba con una molestia. 

Al igual que en el primer tiempo, los locales golpearon desde el comienzo: a los 4 minutos, tras una pérdida de Eduardo Salvio en mitad de cancha, Soteldo definió fuerte y convirtió el segundo tanto. Boca no tuvo tiempo para reaccionar, ya que, dos minutos más tarde, tras una buena jugada de Marinho que dejó en el camino a Carlos Izquierdoz y a Andrada, Lucas Braga anotó, con el arco vació, el 3 a 0 definitorio.

Las malas para la visita no quedó ahí: a los 10 de la etapa complementaria, Frank Fabra se hizo expulsar de manera insólita, tras un pisotón innecesario a Marinho, que se encontraba tendido en el suelo. 

A pesar de todo, el Xeneize tuvo algunas ocasiones para descontar que no supo aprovechar. Primero en los pies de Salvio, con un remate débil que tapo el portero, y un rebote de Carlos Tevéz que fue cortado por la defensa. Luego, un centro que Capaldo no pudo definir. Más tarde, un tiro libre de Sebastián Villa que Joao Paulo atajó a puro reflejo. 

El resultado no fue más abultado gracias a varios mano a mano que contuvo AndradaSin lugar a dudas, fue un partido para el olvido de Boca que queda por segundo año consecutivo en la puerta de una final internacional. Mal planteado, mal realizadas las modificaciones, y, sobre todo, muy poca actitud en los jugadores en una instancia definitoria.

Santos clasificó de manera justa a la final, donde deberá enfrentar al Palmeiras el próximo 30 de enero en el estadio Maracaná.

Por su parte, Boca tendrá una final el domingo por la Copa Diego Maradona, frente a Banfield, que puede servir de "consuelo".

Por: Matías Gurtman / @Matigurtman