El Rojo le ganó de visitante a River tras 11 años de sequía

Independiente volvió a la victoria y le ganó 2-0 el clásico al Millonario en el Estadio Florencio Sola en la última jornada de la Copa Diego Maradona. Los dos tantos fueron del juvenil Alan Velasco.



El Millonario llevaba 6 victorias consecutivas jugando como local ante Independiente. El Rojo no le ganaba en condición de visitante desde el 3-1 del Apertura 2009. 


Fue una semana intensa y complicada para el conjunto de Avellaneda, pero concluyó con una victoria importante. Luego de varias idas y vueltas, Lucas Pusineri no continuó en el cargo de director técnico y, por esa razón, quién estuvo presente en el banco de suplentes del Rojo en Banfield fue Fernando Berón. 

Independiente se enfrentó a un rival que, a priori, era muy complicado. El Millonario tiene en los próximos días el segundo partido por las semifinales de la Copa Libertadores, pero aún así Marcelo Gallardo decidió poner, en su mayoría, a jugadores titulares. Sin embargo, no le alcanzó. Perdió 2-0 y se despidió de jugar la final de la Copa Diego Armando Maradona.


El partido empezó parejo y dinámico. Ambos conjuntos proponían cosas interesantes, pero Independiente era un poco más superior. A los 10 minutos de juego, el Rey de Copas llegó al área rival a través de una combinación entre Silvio Romero y Alan Velasco. El juvenil entró al área en velocidad, pasó a un defensor de River como si fuese un cono, levantó la cabeza, eligió la esquina derecha de Armani para rematar. El arquero reaccionó efectivamente y despejó el balón al córner. Primera chance clarísima para el Rojo.

Minutos después, una buena jugada de River se anticipó por la izquierda y terminó en un remate desde casi el punto penal por parte de Rafael Santos Borré, pero Sebastián Sosa despejó a tiempo con los dos pies hacia el costado.

El encuentro continuaba con el marcador en 0, hasta que el chico Velasco construyó por el medio otra enorme jugada en la que superó al experimentado Ponzio y, de media vuelta, sacó un bombazo desde fuera del área para abrir la cuenta. Pelota casi imposible y que no pudo hacer nada Armani.


Faltando cinco minutos para el final del primer tiempo, River tuvo una gran jugada de peligro para el equipo de Avellaneda, pero el Rojo sacó la contra rápida. El capitán Silvio Romero manejó los tiempos, esperó la llegada de Velasco y luego lo asistió. El juvenil se perfiló y sacó otro gran tiro desde muy lejos hacia el medio del arco. La pelota le picó antes a Armani y, con un 100% de responsabilidad, vio pasar la pelota adentro de su arco. El partido se puso 2-0 a favor de los Diablos Rojos.


En el inicio del complemento, River salió encendido. En los primeros siete minutos casi descuenta Borré, pero Bustos, firme sobre la línea, sacó con su pierna derecha una pelota clarísima que iba a meter en el arco rojo. 

Pero ese fervor de River se fue desapareciendo y, de a poco, e Independiente aprovechó los espacios para continuar generando peligro a una defensa poco firme. La delantera Millonaria nunca se pudo asentar bien el partido y las chances no terminaron en nada importante.
Faltando 10 minutos para el final, Gallardo perdió los estribos, insultó al árbitro Diego Abal y se fue expulsado.

Festejo del equipo luego del segundo gol


Así y todo, Independiente venció a River por 2-0 en la última jornada de la Zona Campeonato A. El Rojo, con su presente irregular, finalizó la Copa Diego Maradona con 6 puntos tras conseguir dos victorias y perder en tres ocasiones frente a Huracán, Boca y Arsenal. Ahora, la mira esta puesta en quién será el próximo entrenador del conjunto de Avellaneda y si estará acompañado por un Mánager Deportivo.



Twitter: @biancapirone | Instagram: @bianncapirone