Como se gana en el potrero

Dos penales, dos expulsiones y ¡40 faltas! Con esas estadísticas el Leipzig venció en casa por 2 a 1 al PSG en un partido más que trabado.

Nkunku celebra ante su ex-equipo

Está más que trillado aquel dicho que critica al fútbol europeo y que reza así: “No tienen sangre, si vienen a Sudamérica lo muelen a patadas”. Bueno, este encuentro de Champions League por el grupo H entre el RB Leipzig y el París Saint Germain sería la excepción que rompe con la regla.


El clásico partido de potrero, más luchado que jugado, se vio esta tarde en Alemania donde el ganador fue aquel que más aguantó, ya que entre ambos se repartieron nada menos que 20 faltas para cada lado, sumado a que el equipo parisino terminó el encuentro con nueve jugadores en cancha.


Con una suma de bajas importantes por lesión como lo son Mbappé, Neymar y Verrati, los que debían echarse el equipo francés al hombro serían el argentino Ángel Di María y el joven delantero italiano Moise Kean, que venía de convertir un doblete en la última jornada.


Este dúo daría resultado inmediato ya que a los cinco minutos Kean provocó el error del central del Leipzig Dayot Upamecano (que tuvo un encuentro para el olvido) y habilitó al “Fideo” para que este punteara la pelota ante la salida de Gulacsi y sellase el 1-0.


Las cámaras volverían a apuntar a Upamecano por un nuevo fallo solo minutos después luego de que el francés tapase con la mano un disparo de Kean y provocara así un claro penal. El “Ángel del gol” sería el encargado de ejecutar la pena máxima, pero Gulacsi le cortó el vuelo.


A partir de aquí el partido se comenzaría a parar a cada rato por las repetidas faltas, pero aún no era algo que remarcar. El equipo visitante estaba siendo más peligroso en ataque, pero sobre el cierre del primer tiempo una buena jugada de los alemanes pondría el marcador en tablas nuevamente.


Tras una combinación por izquierda, la pelota derivaría en Christopher Nkunku en el borde del área para que con un derechazo bajo al palo corto venciese al costarricense Keylor Navas y cumpliera con la famosa “Ley del Ex”. Poco se acordó de su paso por el PSG, ya que festejó efusivamente el empate.


A los 10 de la segunda mitad llegaría un nuevo penal, otra vez por una mano en el área de un central francés, pero en esta ocasión se trataba de Presnel Kimpembe y la oportunidad era para los germanos de dar vuelta el partido. Emil Forsberg lo cambiaría por gol ante el esfuerzo de Navas.


Las cosas no le salían al equipo de Tuchel, por lo que se empezó a desesperar y a pegar más de la cuenta. Obviamente los locales no se quedarían atrás. El primer expulsado sería el senegalés Gueyé tras ver por segunda vez la amarilla. Esto supondría un obstáculo más para los parisinos.


Ya sobre el cierre llegaría la típica patada de calentura ejecutada a la perfección por Kimpembe, quien también vería la segunda cartulina amarilla para cerrar un segundo tiempo donde los franceses perdieron la cordura por completo. De esta forma, los bávaros harían valer su localía y se llevarían su segunda victoria en esta Champions League.


Este resultado dejó abierto el grupo H, el cual tiene como punteros al Manchester United y al Leipzig con seis puntos y detrás al París Saint Germain y al Istanbul Basaksehir, ambos igualados con tres unidades. En la próxima jornada se invertirán las sedes y estos dos se volverán a ver las caras en Francia.

 

-Leonel A. Porto / Instagram: @leo_porto15