Arrancó con el pie derecho

En la vuelta de la Primera B Nacional por la fecha 1 de la Zona B Reválida Santamarina de Tandil le ganó a Quilmes de local en el Estadio Municipal General San Martín. Valentín Depietri fue el autor del único tanto del partido.




Santamarina desde el inicio del partido fue a buscar el partido y su planteo táctico incómodo a Quilmes que lejos estuvo de mostrar su mejor versión y de justificar una evolución en el juego que pudimos ver a lo largo de los amistosos previos a la vuelta de la competencia oficial. El local rápidamente desnudo las debilidades del cervecero; a los 5 minutos del primer tiempo ya ganaba 1-0 tras un fuerte remate de Depietri en la puerta del área, y de no ser por Rolon que minutos más tarde despejó el balón sobre la línea, los dirigidos por Pablo Ricchietti podrían haber marcado el segundo gol del partido. La presión por parte de los delanteros del local para impedir la salida limpia desde el fondo fue una de las claves, para que Quilmes no pueda desarrollar su juego a gusto, además esta presión tuvo efecto también en la mitad de la cancha obligando a Quilmes a utilizar pases largos para conectar con sus extremos. El local a lo largo del primer tiempo jugó el partido que quería, salteando la mitad de la cancha y aprovechando los costados y en ningún momento existió la sensación de que el cervecero pudiera empatar el partido, por lo menos en el primer tiempo.


En el segundo tiempo el trámite fue totalmente distinto porque el local salió decidido a cuidar el resultado y esperar un posible contragolpe para aprovechar los espacios. A pesar de que Quilmes tuvo mucho la posesión en campo rival, todavía le costaba generar peligro, mientras que Santamarina estaba muy cómodo con este desarrollo del juego porque cuando tuvo la posibilidad de explotar los espacios que dejaba Quilmes, lo hacía muy bien con Lautaro Arregui que le generó un dolor de cabezas a Emanuel Moreno. Sobre el final del encuentro Depietri pudo sentenciar el partido en un mano a mano frente al arquero cuando quiso picarla por encima de Glellel que adivinó sus intenciones y se quedó con la pelota. En una de las últimas jugadas del partido una salida con los puños de Tomás Casas derivó en un polémico penal, que le dio a Quilmes la chance de empatar el partido pero Mariano Pavone tiró el penal por arriba del travesaño cerrando una tarde negra para el cervecero.


Santamarina de Tandil encontró rápidamente como poner contra las cuerdas a Quilmes y se quedó con una victoria que tranquilamente pudo ser más abultada y comienza de la mejor manera en la Zona B Reválida. Quilmes jugó un pésimo partido, por lo que deberá cambiar de página rápidamente y jugar cada partido como una final si quiere avanzar a la eliminatoria por el 2º ascenso.

Por: Armesto Ramiro/ @ArmestoRama