A 14 años del histórico 7-0 de Estudiantes a Gimnasia

El conjunto dirigido por Diego Simeone lograba el resultado mas abultado en la historia del derby platense.



Fecha 11 del torneo clausura. Domingo día de la Madre en Argentina, esa tarde el calor aumentaba en La Plata. El sol golpeaba con fuerzas en las casi 40mil personas que se acercaron al Estadio Único. Estudiantes hacia las veces de local, aunque todavía, el folclore de las dos hinchadas coparon las tribunas.
El conjunto albirrojo llevaba tres triunfos consecutivos y se encontraba tercero en la tabla, arrimándose al líder Boca, mientras que los albiazules estaban 15º apostando sus fichas a la Copa Sudamericana donde cuatro días antes, en ese mismo estadio había derrotado a Fluminese, se metía entre los ocho mejores del torneo continental y se preparaba para enfrentar a Colo-Colo entre semana.
El local, dirigido por entonces por Diego Simeone, alineaba a Andujar, Angeleri, Ortiz, Alayes, Alvarez; Galvan, Veron, Braña, Sosa; Calderon y Pavone. La visita, dirigida por Pedro Troglio, tenia a Olave, Herner, San Esteban, Goux, Herner; Cabrera, Gonzalez, Escobar, Basualdo; Silva y Cuevas. Hector Baldassi fue el arbitro del encuentro.


El partido dio inicio y en la primer jugada, Galvan ponía apenas a los 3 minutos en ventaja al Pincha. El encuentro era todo para el león, pero recién a los 23 pudo estirar la ventaja, Calderon convertía el 2-0, a los 34, Pavone con un bombazo de media distancia establecía el 3-0, con el cual se culminaría el primer tiempo.
El complemento no cambio mucho el ritmo de juego, Estudiantes salió a devorar a su rival y otra vez Galvan a los 50 convertía su segundo tanto personal y el 4-0, a los 72, Calderon aumentaba a 5-0, cuatro minutos después Luguercio hacia el 6-0 y quedaba tiempo para algo mas, otra vez Calderon, con su tercer tanto en el partido, ponía cifras definitivas, 7-0.


Estudiantes iba a estirar una racha total de 11 triunfos consecutivos ese torneo, llevaría a un desempate por primera vez en la historia de los torneo cortos, partido que derrotaría a Boca y luego de 23 años se consagraría campeón.
Por el contexto, por el resultado y por el final de la historia, este resultado quedó grabado para siempre para los simpatizantes pincharratas.