0-1...y gracias

El Liverpool venció al Ajax de Ámsterdam por la mínima gracias a un gol de Tagliafico en propia puerta en el minuto 35 de partido. Los de Ten Hag tuvieron varias ocasiones para poder igualar el partido.



El Liverpool llevaba 3 partidos consecutivos sin ganar (2 derrotas y 1 empate), por lo que necesitaban una victoria para dar un golpe en la mesa y ahuyentar las dudas de estar pasando por un bache. Las lesiones de Virgil Van Dijk, Thiago y Matip, obligaron a Klopp a optar por Fabinho y Joe Gómez en la zaga y por Curtis Jones en la medular.

Enfrente estaba el Ajax, que con las ventas en los últimos años de futbolistas como Ziyech, De Ligt, De Jong y Van de Beek, nada tiene que ver con el equipo de la 18/19 que sorprendió a toda Europa. Aun así, siempre es un equipo complicado, y más aun en el Johan Cruyff Arena.

El partido comenzó con más ocasiones para el equipo holandés, de hecho, la primera gran ocasión fue para los de Ten Hag, en la que Adrián detuvo el remate de Promes a bocajarro. Pero en el fútbol los goles que no se hacen en una portería, se hacen en otra, y así fue, en la siguiente jugada y tras un centro de Sadio Mané, Tagliafico se marcó en propia puerta y adelantó a 'Los Reds'.

Justo antes del descanso, el Ajax estuvo a punto de hacer el 1-1, pero Fabinho llegó a tiempo y evitó el gol de Dusan Tadic en la línea de gol.

Ya en la segunda parte, Klaassen estrelló un disparo desde fuera del área al palo, y dos minutos más tarde, el Liverpool reclamó un posible penalti a Roberto Firmino tras un agarrón en el área, pero al árbitro alemán no le pareció suficiente para señalizar la pena máxima.

En el minuto 60, a pesar de la igualdad, Jurgen Klopp retiró a su tridente ofensivo, Salah, Mané y Firmino, e introdujo a Takumi Minamino, Xherdan Shaqiri y Diogo Jota. Con estos cambios el Liverpool anulo al Ajax y estuvo cerca de ampliar la ventaja con varios contraataques.

Ten Hag, por su parte, introdujó a Huntelaar y Lassina Traoré por Schuurs y Blind, dos cambios muy ofensivos pero que no sirvieron de nada al conjunto holandés, ya que el marcador ya no se movería.

Con este resultado el Liverpool se coloca colíder del grupo D de la Liga de Campeones con tres puntos junto al Atalanta.

-Narek Mnatsakanyan
@Narek_m_ch