Dos minutos Fatales provocaron la derrota de La Academia

El equipo de Beccacece pagó demasiado caro sus errores y Gonzalo Bergessio y compañía los aprovecharon. Nacional derrotó a Racing en el Cilindro y se ubica como único puntero del grupo F con nueve puntos.


La Academia, a pesar de su esfuerzo, perdió en su vuelta a la competencia. Fuente: AFP


En consonancia con la monotonía brindada por la Cuarentena, las adyacencias del Cilindro de Avellaneda se encontraban vacías, no se escuchaban los bombos, la música y los puestos de comida  intrínsecos de la previa de cada encuentro. Las voces retumbaban en el estadio, y tanto en este como en la transmisión televisiva se intentó sumergir a los televidentes y futbolistas en ambiente con canciones típicas del conjunto local. Una mezcla de curiosidad y ansiedad imperaba en el aire.

Sin embargo, luego de seis meses y dos días, Racing volvió a pisar el verde césped. Una sensación extraña, y mas aún si en el transcurso de los mencionados 186 días, no se pusieron a prueba ante ningún rival. Tan solo un mes y moneda de entrenamiento, y a la cancha. Este era el juego con el que se especulaba en la previa, el partido físico. El equipo Uruguayo venia en alza, con varios meses de entrenamiento y partidos oficiales en el lomo. Parada, a priori, difícil iba a tener el equipo de Avellaneda. Tres viejos conocidos volvían al cilindro, en este caso para enfrentar a su ex club. Hablamos de Claudio Yacob, Gonzalo Bergessio, y Rodrigo Amaral.


A la pelota poco le importaron los condimentos anteriores y a las cinco de la tarde el arbitro Chileno Cristian Garay dio inicio al cotejo. Si una persona desinformada respecto al contexto en el que ambos equipos llegaban observó el primer tiempo, tranquilamente podría pensar que el que arribó con ruedo futbolístico era el local. Salida limpia desde abajo, paciencia en la abertura de la pelota, y sorpresa con pases fuertes entre lineas. Sacando esta última particularidad mencionada, lo que se vio en cancha fue definitivamente un conjunto de Sebastián Beccacece. En cambio, en los dirigidos por Gustavo Munúa, la tolerancia se encontraba en una presión alta intentando forzar un error en los centrales de La Academia, ya que sabían que siempre que se le posibilite, los locales no iban a "regalar" o tener como prioridad la "segunda pelota". Poco pudieron hacer. Los primeros cuarenta y cinco minutos tuvieron un claro dominador, y ese fue Racing. 

Piques al espacio de los extremos caracterizaban al ataque académico, mientras que cuando se perdía la pelota, la presión decía presente y los hombres del tricolor no poseían demasiado tiempo "la caprichosa" entre sus pies. Aunque quizás se abuso del recurso referido a la velocidad de los extremos racinguistas. Fue muy poco el juego interior que generó Racing. La mas clara la tuvo en sus pies Darío Cvitanich, que por unos centímetros no llegó a conectar el balón tras una espectacular jugada de Benjamín Garré.
Y así el equipo de Avellaneda se fue al vestuario tras los primeros cuarenta y cinco minutos. Realmente fue poco lo que demostró "El Bolso". Pero el fútbol no habla de merecimientos.


Luego de unos necesarios quince minutos de reposo, el balón comenzó a rodar nuevamente. Un Nacional que salió con la misma formula, quizás, en general, los once futbolistas estaban mas adelantados respecto al inicio del encuentro, aunque poco tiempo hubo para analizar esta nueva cara del partido, ya que en apenas dos minutos, un cotejo que parecía decantarse por un gol próximo del local, cambió completamente. Todo comenzó a los cincuenta y dos minutos tras una mal saque de Gabriel Arias, donde le regaló la pelota al rival. Racing quedo perplejo y descompensado. Lo pagó demasiado caro. Tras el desborde de Alfonso Trezza, la pelota pegó en en la pierna derecha, y posteriormente en la mano de Mauricio Martínez. Penal para Nacional que la estrella del equipo, Gonzalo Bergessio, cambió por gol tras un remate fuerte al medio del arco. Beccacece y todo Racing no lo podían creer.  Un partido totalmente controlado se le escapaba de las manos, y aún faltaba más. Tan solo dos minutos mas tarde, Augusto Solari cometió una infantil infracción a Brian Ocampos, recibió su segunda tarjeta amarilla, y por tanto, salió expulsado del terreno de juego.

Los errores en la Copa Libertadores se suelen pagar demasiado caro, y esta no fue la excepción. A pesar de los ingresos de Lisandro López, Nicolás Reniero, Walter Montoya y Nery Domínguez, el hombre de más que poseía Nacional se sintió, y mucho. Esta situación sumada a el contexto físico en el que llegaba Racing, fue un cóctel fatal que desencadenó en la derrota. No obstante, a pesar del contexto, al local nunca le falto voluntad, y con vergüenza deportiva, fue a buscar el empate. Y tranquilamente lo pudo haber obtenido, a pesar de sufrir algún que otro contraataque del visitante. Carlos Alcaráz y Iván Pillud tuvieron en sus pies pelotas de gol, aunque Sergio Rochet, convirtiéndose en la figura del partido, impidió que hubiera división de puntos. Los 3 se fueron para Montevideo.

Tras disputarse entre el día de ayer y hoy los encuentros del grupo F, el líder de este es el club Uruguayo con 9 puntos, mientras que Racing se ubica en segundo lugar con seis unidades. En tercer lugar se encuentra Estudiantes de Mérida con la mitad de puntos que La Academia. Por otro lado, Alianza Lima se posiciona último sin puntos obtenidos.


Desde un punto de vista exitista, quizás "Bilardista" según algunos, definitivamente fue una mala tarde para el conjunto celeste y blanco, que cosechó su primera derrota estando a cargo de Sebastián Beccacece, aunque yo personalmente, me quedo con un equipo que luego de largos meses sin jugar, estuvo a la altura de las circunstancias, y perdió por errores propios, aspectos solucionables, y no por merito del rival, que  lejos se encontró de ser el conjunto que doblega a la gran mayoría de los clubes en el fútbol Uruguayo.




Iván Ondrejka Fernández.
@ivanondrejka