Bayern Múnich es Super campeón de Europa.

 Con un gol agónico en el tiempo extra, Bayern Múnich se impuso esta tarde por 2-1 ante el Sevilla en la final de la Supercopa de Europa de la UEFA en el Puskas Arena, Budapest.

Imagen: Bundesliga

La supercopa de Europa de este año, enfrentó al campeón de la Champions League, Bayern Múnich, y al campeón de la Europa League, Sevilla. En este gran encuentro, se esperaba que el Bayern gane cómodamente, pero los españoles les jugaron de igual a igual, lo llevaron a tiempo extra y hasta por momentos supo dominar el partido.

De principio a fin, el partido fue de ida y vuelta, de mucha intensidad por parte de los dos equipos, y el resultado de esta situación, es que al minuto 10, Jesús Navas engañó a su marcador y sacó un centro al corazón del área del equipo bávaro, que fue bajado por el jugador De Jong para que a Rakitic le quede la pelota muerta frente al arco defendido por Neuer para rematar, y justo antes de que eso pase, Alaba derribó al croata y el arbitro no dudo, penal para el Sevilla. El encargado de tal responsabilidad, fue el argentino Lucas Ocampos, que, con gran categoría cambió el penal por gol para poner en ventaja al equipo dirigido por Lopetegui.

Desde ese momento, los dirigidos por Flick tomaron el control del partido, y comenzaron a llegar con mucha claridad, pero el arquero Bono y la buena actuación de la defensa no les permitió empatar el partido, pero en el minuto 32, Gnabry recibe la pelota en la derecha, se la deja a Müller en las proximidades del área, y el alemán, con muchísima clase, sacó un centro de 3 dedos buscando a Lewandowski, que sin ser egoísta, le bajó la pelota de primera a Goretzka que llegaba de frente y ante el pase, con tranquilidad, la acomodó en el segundo palo dejando a Bono sin nada para hacer para poner el partido 1-1.

Imagen: FutbolRed.

De esta manera terminó el primer tiempo, con el Bayern un poco superior, pero con un Sevilla que no se quedó atrás. La segunda parte, comenzó muy fuerte para los alemanes, ya que en el minuto 50, Sané la centró para que Lewandowski nuevamente la baje, esta vez de cabeza y a Müller, y ante la salida del arquero y el marcaje de Koundé, Thomas, jugó nuevamente para Lewnadowski dejándolo completamente solo y con arco vacío para que la empuje, al momento, el gol se gritó, pero el VAR analizó la posición del delantero polaco, y determinó que por un pie, se encontraba en offside, por lo tanto el gol fue anulado.

Luego, en el minuto 62, Lucas Hernández tiró un centro al área, donde nuevamente Lewandowski la bajó, esta vez a Goretzka que venía en carrera y al encontrarse con la pelota, remató por bajo, el arquero dio un rebote que fue encontrado por Sané, que remató y la pelota acabó adentro del arco, pero antes de que puedan festejar, el árbitro marcó falta de Lewandowski antes de bajarla, de esta manera, el partido continuo 1-1.

En el minuto 86, tras un córner del equipo alemán, Navas saca una rápida contra, que, con una pausa y un gran pase, dejó solo a En Nesyri que corrió y se enfrentó mano a mano a Neuer, que, ante la definición del marroquí, se estiro abajo y salvó al equipo de lo que hubiese sido el 2-1 final. Así terminó el partido y tuvimos tiempo extra, en donde nada más comenzar, Neuer salvó nuevamente al equipo alemán, cuando En Nesyri, enganchó ante Alaba y trató de definir al primer palo intentando confundir al arquero, pero en un acto de reflejos, Manuel dejó su pie derecho y gracias a eso la pelota se desvió y pegó en el palo, de igual forma, el delantero estaba adelantado.

Minuto 99, cambio en el Bayern Múnich: entra Javi Martínez y sale Lucas Hernández. ¿Por qué menciono este cambio? Porque en el minuto 103, llegó un centro al área de Bono, que era muy controlable, pero ante la falta de comunicación, Diego Carlos la sacó al córner. El córner fue ejecutado por Kimmich, pero la pelota fue despejada, ese despeje fue encontrado por Alaba que sacó un gran zurdazo para que el arquero tenga que dar un nuevo rebote largo, y ese rebote, fue encontrado por el mismísimo Javi Martínez, el recién ingresado, que, con un gran cabezazo potente y esquinado, puso el 2-1 definitivo para darle el campeonato al equipo bávaro.

Imagen: FutbolRed.

De esta manera, el Bayern Múnich se consagró campeón de la Supercopa por segunda vez y con este resultado, Lewandowski quedó muy bien posicionado para ganar el premio a mejor jugador de la temporada, y Flick, quedó muy bien posicionado para ganar el premio a mejor entrenador del año. De igual forma, en el Bayern no hay mucho lugar para el festejo, ya que el domingo a las 10.30 Hs. recibirán al Hoffenheim por la segunda jornada de la Bundesliga.

-Fernando Gorosito/ Tw e Ig: @_fergorosito