Hansi Flick, el verdugo de Messi y Barcelona

A continuación, repasaremos por completo la temporada del arquitecto de un equipo compuesto por "maquinas" el cual humilló y terminó de hundir al Barcelona.
El creador de un equipo de maquinas. (Foto: Bundesliga)

Desde el arribó de Hansi Flick al elenco bávaro, donde supo lucir la camiseta, pero en su etapa como jugador entre 1985 y 1990, sin dudas que la temporada del Bayern fue un antes y un después.

Tras el despido de Niko Kovac, llegaba Flick a fines del año 2019 para hacerse cargo del club más grande de Alemania. Un reto bastante complicado, ya que agarraba al Bayern Múnich en un malo momento, pero ya sabemos cómo sigue la historia.

Y desde su llegada, la historia se revirtió completamente. En 33 encuentros dirigidos al frente del club, el técnico acumula un total de 30 victorias, un solo empate y solamente dos derrotas. Números de locos. Pero, no termina ahí, ya que además de cosechar extraordinarios resultados, le dio una clara identidad al equipo.

Flick y la Copa de Alemania en manos. (Foto: FC Bayern)

Y este Bayern sin dudas que viene arrasando y es serio candidato a llevarse la tan ansiada orejona. Y podemos destacar varios aspectos importantes del funcionamiento y juego del elenco alemán.

Lo primero que podemos destacar, es la presión que ejerce su equipo. Que ya lo vimos en el encuentro frente al Barcelona y prácticamente, lo asfixio al conjunto español. Claramente, los bávaros son un equipo muy inteligente cuando no tienen la pelota, ya que comienzan a reducir los espacios, adelantando a los defensores cerca de los mediocampistas y de esta manera, estar constantemente encima de los rivales y así recuperar la posición de la pelota.

Otro punto a tener en cuenta, es la velocidad por las bandas. Esto es sin dudas uno de los grandes factores de este equipo, por qué con jugadores que hacen estragos permanentes por ambas bandas como Alphonso Davies o Serge Gnabry por la izquierda. Mientras que, del otro lado, Kingsley Coman y Joshua Kimmich, hacen lo propio. El resultado es el mismo, desequilibrio permanente y la gran mayoría de los goles, llega por esta vía.

La pesadilla de Semedo, Alphonso Davies. (Foto: One Football)

Y, por último, la pieza clave del equipo comandado por Flick es sin dudad el mediocampo. Todo el fútbol pasa pura y exclusivamente por dos jugadores: Thiago y Goretzka, estos son los generadores de juego, son los pilares de la mitad de cancha. Ambos se complementan y hacen de un Bayern perfecto. Desde el equilibrio y del juego.

Sin dudas que Hansi Flick creo una “maquina” por qué dentro de la cancha, así lo demuestran. El equipo es totalmente dinámico, ya que complementa el buen juego con las características esenciales del fútbol moderno: el sacrificio y la velocidad.

Por: Agustín Varela / @VarelaAgustin10