Finales épicas de Champions League

En la antesala de la final de Champions, repasaremos esas finales que pasaron a la historia grande de la competición por el desarrollo del partido y por tener un final épico.
Manchester y Bayern, una final de locura. (Foto: Medio Tiempo)

El gran anhelo de todos los clubes es sin dudas alzar la “orejona” y a lo largo de toda la historia de dicho certamen, hubo grandes finales que dejaron una huella con el pasar del tiempo por sus definiciones. Y, si buscamos una palabra para describirlas, seria épicas.

En esta oportunidad, repasaremos las dos definiciones más épicas de toda la historia de la Champions League. Dos finales que se encuentran en lo más alto en cuanto a lo emocional y lo agónico.

El “Milagro” de Estambul

Si hablamos de la mejor final que dio este torneo, sin dudas hablamos del encuentro entre el Liverpool y el Milán en la temporada 04/05. El comienzo del partido fue dominado con total contundencia por parte de los italianos, al punto que terminaría el primer tiempo con una ventaja por 3-0 en favor.

Obviamente, la abismal diferencia tanto del marcador como entre ambos equipos, parecía que ya tenía un ganador cantado y era el Milán. Pero, esto es fútbol y si algo aprendí, es que mientras hay tiempo, nada está dicho. 

Pero, en solo seis minutos, el Liverpool hizo lo imposible. Empató un partido que estaba prácticamente perdido y en solo cuestión de minutos, la historia quedaba igual que al principio. Y todo, se defina por medio de los penales.

Y en la ronda de penales, el conjunto ingles “nunca camino solo” en alusión a su himno, ya que gracias a la figura de Dudek, quien le atajó el penal decisivo a Shevchenko, los Reds se quedaban con la definición más apasionante en la historia de la competición. Y hasta el día de hoy, se recuerda dicha hazaña como la más grande en una final de Champions.

Un festejo de locos, el Liverpool se quedaba con la final más alucinante de la Champions. (Foto: Marca)

Pero, antes del “Milagro de Estambul” existió otra final que paso a la historia por cómo se dio el encuentro. Y estamos hablando de la gran cita del año 1999, entre Bayern Múnich y Manchester United.

Una final para el infarto en Barcelona

Otra final que pasó a la historia, es la del año 1999. Y antes de la del Liverpool y Milán, sin dudas que estaba catalogada como la más épica victoria en una final de Champions League. Y curiosamente, tiene a otro equipo inglés como gran protagonista de la película.

Un partido bastante parejo en cuanto al desarrollo completo, pero en pocos minutos de haber comenzado el encuentro, gracias al gol de Mario Basler los alemanes se ponían al frente del marcador y supieron mantener la ventaja durante casi todo el partido.

Y mientras el Bayern no aprovecho algunas situaciones claras para aumentar el marcador, para la sorpresa de todos, el elenco dirigido por Ferguson lograba igualar las acciones sobre el final del partido. Precisamente, el empate llegó a los 91 minutos por medio de Teddy Sheringham.

Y si ya era una locura el empate del United, dos minutos más tarde y sobre el cierre del encuentro, el actual entrenador de los “Diablos Rojos” Ole Gunnar Solksjaer, marcaba el agónico tanto del triunfo. En solo dos minutos, el conjunto inglés remontaba un partido casi perdido y hasta hoy en día, resulta imposible de entender como paso toda esta locura.

Una remontada de película, digna del Manchester United. (Foto: Uefa)

En lo que será, la antesala de la final entre Bayern Múnich y PSG, recordamos estas dos victorias épicas y agónicas, que marcaron la historia de la Champions como las dos finales más apasionantes del certamen internacional.

Por: Agustín Varela / @VarelaAgustin10