Curiosidades y perlitas en la antesala del clásico uruguayo

Uno de los mejores clásicos del mundo, es sin dudas Peñarol-Nacional, los dos gigantes del fútbol uruguayo que a lo largo de la historia nos han regalado grandes partidos, pero también algunas curiosidades.
Si no hay piñas, no es clásico. (Foto: Diario Registrado)

Uno de los mejores clásicos del fútbol sudamericano está de vuelta, pero con la particularidad que se jugará sin público por la pandemia del coronavirus. A continuación, vamos a repasar hechos atípicos y curiosos en la historia del clásico uruguayo.

El día que terminaron en la cárcel

Como buen clásico uruguayo, si no termina a las piñas, no es un clásico. Pero, en el año 2014 la situación se desvirtuó y se fue a un extremo que nunca se vio, o por lo menos que hayan mostrado las cámaras.

En un cuadrangular de verano, se enfrentaban Nacional y Peñarol, claro que de amistoso no tuvo nada. Por qué tras una brutal patada de Carlos Núñez sobre Andrés Scotti, comenzó el pleito y los golpes. Pero, no fueron los típicos empujones y listo, al contrario, cada vez la situación empeoro y termino en un caos. Con jugadores en el piso por los golpes recibidos y con cuatro expulsados por lado.

Y eso no es todo, por qué lo peor fue que 10 jugadores de ambos equipos quedaron detenidos y pasaron un par de días en la cárcel, incluso se entrenaron en la propia cárcel. Los detenidos fueron: Santiago García, Leonardo Burián, Ignacio González, Pablo Álvarez, Darwin Torres y Diego Arismendi por Nacional y de Peñarol, podemos nombrar a Fabián Estoyanoff, Carlos Núñez, Jorge Rodríguez y Jonathan Sandoval.

Además, ya tenían un antecedente del año 2000, donde ambos equipos protagonizaron otra pelea y dejó a siete futbolistas detrás de las rejas.

Piñas van, piñas vienen, los muchachos se entretienen. (Foto: Infobae)

El gol de la valija

Para hablar de dicho suceso, tenemos que viajar en el tiempo y trasladarnos al 27 de mayo de 1934. Y en dicho encuentro, pasó algo insólito y se trata que un jugador de Peñarol sacó un remate al arco, pero la pelota salió desviada y termino afuera.

Pero, lo curioso es que la pelota reboto en la “valija” del médico de Nacional y regresó al campo de juego. Y sucedió todo muy rápido, al delantero del Aurinegro, Braulio Castro le quedó servida la pelota y convirtió el gol.

Y debido a las múltiples protestas por parte del Tricolor, el árbitro de aquel encuentro decidió suspender el partido para sorpresa de todos por falta de luz en el estadio. Pero, días más tarde, la organización del torneo decidió que el encuentro debía continuar, pero anulando el gol de la polémica.

La leyenda del gol de la valija. (Foto: Fuerte al medio)

Finalmente, el encuentro se jugó meses más tarde y sin público en el Estadio Centenario. Y como consecuencia de las actitudes de algunos jugadores de Nacional, se decidió suspender a dos de ellos y que el “Bolso” disputara el partido con 9 jugadores. Luego de igualar sin goles en dos encuentros seguidos, se tuvo que jugar un tercer y definitivo partido para encontrar al campeón. Y dicho encuentro tuvo dueño y fue el Tricolor, quien ganó 3-2 y levantó el título.

El clásico en números

Sin dudas que es uno de los clásicos o quizás, el que más veces se ha disputado a lo largo de la historia del fútbol mundial a nivel oficial. Con un total de 391 enfrentamientos entre sí. Donde se pueden destacar finales del fútbol uruguayo y nada más ni nada menos que los cruces por Copa Libertadores.

El Carbonero se impuso en 133 oportunidades, igualaron en 132 partidos y el Bolso triunfo en 126 ocasiones. Pero, de estos numerosos clásicos, podemos destacar 38 por Copa Libertadores. De los cuales, dos fueron series mano a mano.

Tanto en el año 1962 como en 1969, el clásico uruguayo definía al finalista de la Copa Libertadores y en ambos encuentros, tuvieron que ir a un tercer partido para definir quien se metía en la gran final.

El equipo de Peñarol en 1962. (Foto: Copa Libertadores)

En la primera serie, ambos equipos se quedan con un partido. Primero Nacional derrota por 2-1 a Peñarol y luego el Carbonero haría lo propio en la revancha, pero por 3-1. Y en el partido desempate, igualaron 1-1, pero al tener mejor diferencia de gol Peñarol, avanzaba a la final.

Y, el segundo mano a mano, repetirían la formula. La ida en manos del Bolso tras ganar 2-0, en tanto que la vuelta fue vitoria por la mínima del Aurinegro. Y ante más de 75 personas en el centenario, nuevamente el encuentro desempate finalizaba en igualadas. Pero, por diferencia de gol, esta vez Nacional accedió a la final.

Cabe destacar, que en ambas oportunidades, ninguno de los dos equipos uruguayos puedo quedarse con la Copa Libertadores. Ambos clubes, cayeron en la gran final.

El equipo de Nacional en 1969. (Foto: Fútbol de América)

Sin dudas dos grandes del fútbol sudamericano se reencontraran en la vuelta de la actividad, luego del párate por el coronavirus.

Por: Agustín Varela / @VarelaAgustin10