Catástrofe y Humillación en Lisboa

El elenco alemán dejó en evidencia todas las falencias del Barcelona y lo dejó sin champions, tras golearlo por nada más ni nada menos que 8-2.
Goleada para la historia. (Foto: Diario AS)

El partido en la antesala del encuentro, el Barcelona corría por detrás del Bayern Múnich, pero al momento de rodar la pelota, nunca imaginamos que la diferencia sea abismal y mucho menos el resultado final.

Un encuentro que arranco con muchas emociones. El primero en pegar fue el elenco bávaro quien a los 3 minutos ya estaba arriba del marcador gracias a Thomas Müller. Tras una gran jugada colectiva, el delantero finalizo con un remate imposible para Ter Stegen. Pero, cuando el partido parecía tener dueño, apareció Alaba tres minutos después para igualar las acciones con un gol en contra, venciendo a Neuer e hizo lo que los propios jugadores del Barcelona no pudieron.

Y ese gol parecía darles vida a los catalanes, pero no fue así sino todo lo contrario. El Bayern piso el acelerador y fue una pesadilla para Messi y compañía. Por qué en solo 10 minutos, los dirigidos por Flick, liquidaron el encuentro.

Perisic, el encargado de comenzar la sentencia del Barca. (Foto: El Comercio)

Primero fue Perisic que a los 21 minutos ponía nuevamente arriba a los alemanes, tras una serie de errores en la salida entre Sergi Roberto y Semedo, quienes tuvieron un partido para el olvido, le sirvieron la pelota a Gnabry, quien habilito al croata y este no perdono. Y solamente cinco minutos más tarde, el propio Serge Gnabry, seria quien marcara el tercero.

Pero, esta exhibición por parte de los teutones no les alcanzo y fueron por más. Y cumplida la media hora de partido, quien abrió el marcador se encargó de aumentar aún más el resultado. Y fue Thomas Müller, que tras un centro de Kimminch, solo tuvo que empujar la pelota entre toda la defensa del Barcelona, los cuales parecían “conos” ya que no había respuesta alguna.

Y así y todo los culés intentaron descontar y lo consiguieron apenas comenzado el complemento de la mano de Luis Suarez. Pero, esto no le permitió soñar con un nuevo descuento, sino que comenzó la verdadera pesadilla. Lo que se venía, era el principio de esta catástrofe.

Un gol que no influyo mucho en el resultado. (Foto: Ovación)

Prácticamente los segundos 45 minutos fue un entrenamiento para los de Flick, hacían lo que querían, jugaban bien y prácticamente no dejaron jugar al Barca, o más bien improvisar al equipo español, al igual que lo hizo durante toda la temporada.

Y con un Alphonso Davies que hizo estragos por su banda, donde dejó en ridículo a Semedo durante todo el encuentro, iba a imitar una jugada al estilo de Messi e iba asistir y servirle el gol a Kimminch, quien definió en soledad en el punto del penal y ponía el quinto.

Y finalmente, en los últimos diez minutos del partido, nuevamente el Bayern convertiría tres goles, prácticamente un espejo de la primera parte. Y para sorpresa de todos, lo último que le faltaba al Barcelona para concluir una noche negra, sería que Coutinho le marcara. Pero, no sería lo único, ya que le marcaría un doblete. Algo prácticamente digno del karma. Pero, minutos antes del segundo gol del brasileño, había aparecido el goleador del momento Robert Lewandowski para poner su nombre en esta golea histórica.

Si algo le faltaba al Barca era un doblete de Coutinho. Foto: (RRP)

Y con este papelón inolvidable por parte del Barcelona, confirma su primera temporada sin títulos desde la temporada 07/08. Y quedó en evidencia las diversas falencias de un equipo que cumplió un ciclo y la solución, es el paso de la escoba en el plantel.

En cambio, los Bávaros gozaron como nunca y con una increíble racha de 27 triunfos, de los cuales 19 fueron consecutivos, aún no conocen la derrota en este 2020 y hoy confirmaron que son seria candidatos a llevarse la orejona.

Por: Agustín Varela / @VarelaAgustin10