A seis años: Detalles de la final Alemania - Argentina.

Removemos los archivos para revivir el último partido del Mundial 2014.



13 de julio del año 2014, fue una fecha importante para nuestro país. Lamentablemente, el recuerdo es doloroso y a la vez orgulloso. Sucede que aquél día, Argentina jugaba la final del Mundo con Alemania en el estadio Maracaná de Brasil.

Volví a ver el partido y saqué varias conclusiones. (Mención especial a #LaLupaDeF9). En el comienzo, nuestra Selección mostraba en cancha una formación conservadora y con la intención de contraatacar. Recordemos que en ese Mundial, Ezequiel Lavezzi y Ángel Di María, justamente funcionales a esas pretenciones, fueron vitales para el Entrenador, Alejandro Sabella.

Del otro lado, en Alemania, la figura y eje del equipo fue Schweinsteiger, el mediocampista fue clave para el funcionamiento y (casi) todas las pelotas pasaban por él y salían mejoradas. Su labor fue perfectamente equilibrada. En defensa, apagó el fuego que producían los ataques de Lionel Messi, y en ataque, se asociaba de gran manera con Mesut Ozil.



Ya en el Segundo Tiempo, Pachorra ajustó e hizo ingresar a Sergio Aguero por Lavezzi. Pocho, de unos fenomenales 45 minutos iniciales, dejaba la cancha. Con esto, todos en el mediocampo jugaban mano a mano, dicha acción favoreció a Argentina. ¿Por qué? Porque Kroos y Schweinsteiger al jugar en la misma línea, se sobreponían y sus funciones no eran claras. Ozil tenía que enfrentar a Mascherano, que no era fácil, pero tampoco fue un dolor de cabeza extremo para el alemán.

Messi jugó bien, desequilibró muchas veces pero no pudo transformar sus pases en goles. Sea por el motivo que sea. Entonces, Leo se respaldaba en sus dos centrodelanteros, Higuaín no pudo explotar sus virtudes y Aguero no tuvo un buen Mundial.

En el tiempo extra, Argentina se rendía poco a poco. Lahm fue destacado y empezó a recorrer toda la cancha. La Albiceleste esperaba. Fernando Gago, ingresado en lugar de Enzo Pérez, jugaba de manera individual y no era garantía en defensa. Palacio falló. Schurrle tomó la pelota, aceleró con Mascherano y Zabaleta encima, la cruzó y Gotze marcó. En un pestañeo, Alemania se quedaba con la Copa. Fue un partido con vaivenes. Donde un fue mejor y otro peor. Pero, lamentablemente, así es el fútbol.

- Francisco Rodríguez - Twitter: @FranRodriguez39