A seis años de una final que nos sigue doliendo

Se cumple un nuevo aniversario de la final del Mundial de Brasil 2014, donde la Selección Argentina cayó ante Alemania en tiempo suplementario y quedó a nada de alzar el título más deseado.
Una mirada que lo dice todo. (Foto: Olé)

Un 13 de julio, pero del año 2014, todo el pueblo argentino lloraba una derrota que lamentaremos por el resto de nuestras vidas, con Gotze como el villano de todo un país, Argentina quedaba a un paso de la gloria eterna.

La nostalgia nos invade y nos trae jugadas lamentables. Desde la primera situación clara de Higuain frente a Neuer o incluso el gol más gritado de aquella tarde, que lamentablemente fue offside.

Una final, que en la previa tenía como gran candidato a Alemania luego de humillar a Brasil en su casa por 71, pero Argentina sorprendió y jugó un partido brillante y muy estratégico, al punto que jugo el mejor partido de todo el mundial.

Los once que salieron a la cancha el 13 de julio de 2014. (Foto: RTVE)

Ese mundial era perfecto, estaba todo dado para que Messi alzara la copa del mundo en el mítico Maracaná. Se hubieran imagino esa foto, el 10 y la copa. Sin dudas era el anhelo de todo el mundo y del pueblo argentino. Pero, el destino no lo quiso así y nunca lo entenderemos.

La albiceleste esa tarde tuvo situaciones inmejorables, como vie marque en el comienzo, la primera fue del Pipa, que aprovecho un mal rechazo de Hummels y lo dejo mano a mano con Neuer, pero ya sabemos que sucedió. O el propio Messi tuvo su jugada para quedar en la historia y un centímetro lo separó de la gloria eterna. Y nos seguimos preguntando ¿Por qué no fue gol?

Un centímetro lo separó a Messi de la gloria eterna. (Foto: Marca) 

O sino otra chance clara y a seis años seguimos diciendo: “Era por abajo Palacios”. Nunca vamos a entender que quiso hacer en tratar de levantarla por encima del arquero, cuando pudo definir por abajo.

Y lo que le faltaba a esta final era una polémica. Un error grosero del árbitro de aquella tarde, Nicola Rizzoli, que no cobró un claro penal de Neuer contra Higuain y hoy con el VAR, era un clarísimo penal. Sin dudas que esa jugada pudo haber cambiado por completo la final.

Rodillazo de Neuer en la cara de Higuain, un claro penal no cobrado.(Foto: Olé)

Con la igualdad en los 90 minutos, tuvimos que ir a un nuevo suplementario, el tercero para la selección luego de llegar a dicha instancia con Suiza y Holanda. Y a los 113 minutos, llegaba la puñalada a los corazones de los argentinos. Mario Gotze marcaba el gol para los alemanes y se convertiría en el villano de todo un país. Ese gol sentenciaría la final, pese a que faltaban unos minutos, el equipo quedó devastado y sin respuesta. El sueño llegaba a su fin.

Lágrimas en los rostros de los jugadores. No era el final que queríamos, pero como todos sabemos, los finales felices son para las películas, el dolor es para la realidad y ese día todo un país lloro al lado de los jugadores que dejaron todo en la cancha. Nada que reprocharles.

Por: Agustín Varela / @VarelaAgustin10