Johan Cruyff, el hombre que revolucionó el fútbol

Cuando hablamos de Johan Cruyff, estamos ante uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol sin lugar a dudas, el holandés dejó una huella imborrable en este deporte por ser un adelantado en su época.
Siempre con la 14 en la espalda, su emblemático número. (Foto: El País)

El legendario futbolista nacido en Holanda, quizás representó al jugador total, ya que donde le tocaba jugar rendía. Si defendía era el mejor, si armaba el juego era el mejor y si te atacaba, era el mejor, no hay palabras para explicar esta clase de jugar. Era un todo terreno adentro de la cancha.

Elegante, hábil e inteligente para jugar, son algunas de las tantas características de este extraordinario jugador, que maravillo y sorprendió a todo el mundo durante su época. ¿Y porque sorprendió su manera de jugar? Porque era un adelantado en el tiempo, un visionario o quizás, viajo en el tiempo y vio como es el fútbol de hoy en día, tratándose de Cruyff, todo puede ser cierto.

Y todo comenzó en su país, en Holanda, donde dio sus primeros pasos en el Ajax, donde debutó un 15 de noviembre de 1964 y ese día, pisaría por primera vez y de manera profesional un campo de juego, el mejor jugador europeo de la historia y el padre del “fútbol total”.

En el Ajax, prácticamente su casa, jugaría un total de 12 años en dos etapas. Desde su debut a los 17 años, ya era una figura total y empezaba a forjar una carrera que solamente los más grandes de este deporte lo pueden hacer y él, era uno de esos cinco fenómenos que hoy en día conocemos como la mesa de los cinco más grandes de la historia.

Ajax, la segunda casa de Cruyff. (Foto: El Intransigente)

Con el conjunto holandés creo una escuela de fútbol, con un estilo de juego perfecto, jugando cada vez mejor y mejor con el pasar de los años. Donde hasta el día de hoy, prevalece aquel equipo que conquisto el fútbol de Holanda y el viejo continente. Ganando nada más ni nada menos que tres Copas de Europa al hilo y ni hablar de los títulos locales.

Y mientras el Ajax era amo y señor de Europa, encabezados por el gran Johan Cruyff, llegaba el Mundial de Alemania de 1974 y más de medio equipo de aquel seleccionado holandés, eran jugadores del Ajax y me quedó corto.

En ese mundial se vio al mejor seleccionado de todos los tiempos y me atrevo a decir que fue superior al Brasil del 70, liderados por Cruyff, quien era el cerebro y el corazón del equipo, que deleitó a todo el público con un juego extraordinario y moderno para la época. Pero, para la sorpresa de todos, no pudo levantar la tan ansiada copa del mundo, cayendo en la final ante los dueños de casa.

Pasaran los años y nos seguiremos preguntado ¿Cómo Holanda no fue campeona del mundo? Y la verdad no hay ni habrá respuesta, pero lo que, si es cierto, que hasta en la actualidad se recuerda más a la “Naranja Mecánica” que a la propia Alemania quien fue campeona del mundo. Holanda y Cruyff se ganaron el respeto y la admiración de todo el mundo.

Cruyff disputando la gran final del Mundial de 1974, enfrente su gran amigo, Franz Beckenbauer. (Foto: Marca)

Luego de aquel mundial, el futbolista holandés dejaba el Ajax y pasaba al Barcelona, para revolucionar el fútbol español. Desde su llegada hasta su despedida del Barcelona, la gente se maravilló con este jugador. Era totalmente distinto y lo iba a demostrar en un partido frente al Atlético Madrid donde hizo un gol con el talón y en el aire, si, así como leen. Y luego de ese gol, se ganaría el apodo del holandés volador.

Quizás, su pasó por el Barcelona no se marcó por los títulos, pero si por la calidad de jugador, hacia cosas que eran imposible para el resto y que no tenían explicación. Corría de punta a punta, pensaba como nadie y frente al arquero no fallaba. Un jugador completo, posiblemente, el más completo de todos los tiempos.

El mítico gol al Atlético de Madrid con el talón. (Foto: FC Barcelona)

Y como buena historia siempre tiene que tener un final feliz y más Johan Cruyff, de una carrera inmejorable. Siempre se dice que uno vuelve donde fue feliz y el holandés sabía que esa felicidad no la iba a conseguir en otro lugar que no fuera el Ajax, club que lo vio nacer, ahora lo veía dar sus últimos pasos como futbolista.

Cuando todo parecía el final de Cruyff, volvería a triunfar con el club de sus amores y terminaba conquistando varios títulos. El tiempo pasaba, pero la magia no se iba y en su etapa final, nos regaló la última gran joya dentro de una cancha y fue nada más ni nada menos que el penal indirecto.

En lugar de rematar, jugó para su compañero Jesper Olsen, como especie de asistencia y este le devolvió el pase para que Cruyff pudiera marcar uno de los goles más recordados en los libros del fútbol. Tiempo más tarde Messi y Suarez, emularon la jugada inventada por el padre del fútbol total. Para luego, retirarse en el rival de toda la vida del Ajax, el Feyenoord, luego de una pelea con los directivos, los cuales no quisieron renovarle el contrato.

Una de las últimas imágenes de Cruyff con la camiseta del Ajax. (Foto: Pnterest)

Un jugador único, que seguramente no veremos nunca más porque soló existió un Cruyff, futbolista adelantado en el tiempo, el hombre que cambio y revoluciono sin dudas en fútbol en su época. El gran líder de la Naranja Mecánica, el protagonista de llevar a lo más alto al Ajax y uno de los mejores jugadores de todos los tiempos. Simplemente, Johan Cruyff.

Por: Agustín Varela / @VarelaAgustin10