Empate que no sirve en Anoeta

En el cierre de la fecha 28, Real Sociedad empató 1-1 con Osasuna con goles de Oyarzabal y Adrian Lopez. El resultado no le sirve a ninguno ya los locales perdieron la oportunidad de acercarse a Sevilla que se encuentra en la 3º posición, mientras que Osasuna desaprovechó la chance de acercarse a los puestos de clasificación a las copas.


El primer tiempo comenzó con el conjunto local dispuesto a tomar el protagonismo a partir del manejo del balón con Igor Zubeldia y Mikel Merino como ejes de la mitad de la cancha pero esto no era suficiente para superar la línea de cinco defensores impuesto por los Rojillos. A pesar de tener la pelota, la posesión no le sirvió de nada a la Real Sociedad que incomodaba pero no generaba peligro. Por su parte, el Osasuna impuso su presión alta que le rindió frutos ya que a los 16 minutos del primer tiempo Adrián López casi convierte el primer gol del encuentro pero Le Normand salvo a los de azul y blanco despejando la pelota cuando el arquero ya había sido superado por la pelota. Paradójicamente, Le Normand que minutos antes evitó el primer gol terminó cometiendo un penal al estirar el brazo tras el centro de Adrián, y después de que la jugada sea revisada por el VAR el árbitro cobra penal y el mismo Adrián que provocó la jugada del penal se encargó de anotar el 1-0 a los 29 minutos después de un fuerte remate a la derecha. Los últimos 15 minutos del encuentro fueron del Osasuna que esperó atrás, esperando que el local se descuide y encontrar los espacios para sentenciar el encuentro.

La segunda parte del encuentro empezó a reflejar el desgaste físico del Osasuna y aunque los de rojo tenían el partido controlado a los 61 minutos en un contragolpe Willian Jose asiste a Mikel Oyarzabal para  el 1-1 y poner nuevamente el marcador igualado. Después del gol el partido se volvió muy estático con sobre todo debido a los cambios en la visita, las salidas de Adrian Lopez y Marc Cardona de gran partido le sacaron dinámica al juego del Osasuna. Sobre el final del partido el local movió el banco de suplentes realizando cuatro cambios, pero que no cambiaron nada. A pesar del gol, y otras dos chances de gol que contuvo el arquero Rubén Martínez el desarrollo del segundo tiempo después del gol consistió en ver al local moviendo el balón pero le sirvió de muy poco. Sobre el final del partido los de rojo estuvieron muy cerca de llevarse los tres puntos de Anoeta: primero con un mal despeje de Elustondo después de un centro que termina atajando Remiro una pelota que casi se le mete en el ángulo, después con Remiro que se complicó solo y la pelota pasa muy cerca del arco después de que la pelota rebote en Jose Arnaiz que fue a presionar al arquero local y por último un taco de Brasanac tras el centro de Vidal se va afuera muy cerca del palo.

 En un partido donde la intensidad del encuentro fue de mayor a menor se notó la falta de ritmo en ambos equipos que terminaron el encuentro agotados físicamente, y que sentenció un resultado que no le sirve a ninguno de los dos tras un partido que dejó mucho que desear en el segundo tiempo.



Armesto Ramiro/ Twitter: @ArmestoRama