El milagro de Dinamarca

De entrar por la ventana a ser campeón venciendo a las grandes potencias, sin dudas aquella selección de Dinamarca quedara por siempre en la historia.
Los jugadores daneses entre la alegría y la sorpresa luego de obtener el título. (Foto: La arenga del abuelo)

Sin dudas que la Eurocopa del año 1992 fue una de las grandes sorpresas en la historia de este deporte, ya que, el seleccionado danés logró ingresar, luego de que Yugoslavia fueran expulsada por Guerra de los Balcanes.

La selección de Dinamarca integraría el grupo 1 junto a Suecia, el país anfitrión, Inglaterra y Francia. Pero, la selección danesa no contaba con su máxima figura, Michael Laudrup, quien en ese momento brillaba en el Barcelona de Cruyff y por problemas con el técnico de Dinamarca, este decidió no convocarlo a la cita.

El camino al título comenzó con un empate sin goles frente a Inglaterra, donde comenzaba a ser figura el legendario arquero Peter Schmeichel, quien fue la gran figura de dicho encuentro logrando dejar el arco en cero y salvar en varias oportunidades a Dinamarca de la derrota.

Luego, el conjunto danés sufriría una derrota por la mínima ante el dueño de casa con el gol de Thomas Brolin y dejaba la clasificación a las semifinales en suspenso. Pero, en el tercera y última fecha del grupo, Dinamarca tenía que ganar si o si y esperar a que Inglaterra no ganara frente a Suecia.

La mítica selección que cautivo a un mundo entero. (Foto: Old Football) 

Y los planetas se alinearon y sucedió todo en favor del elenco danés, ya que Dinamarca lograba vencer por 2-1 a Francia con un gol de Elstrup a 10 minutos del final. Mientras que Suecia derrotaba a Inglaterra por el mismo resultado y de esta manera los clasificados a las semifinales eran el país anfitrión y la sorprendente selección danesa.

Ya en las semifinales, Dinamarca se media con el “cuco” de aquel entonces, la selección de Holanda de Van Basten, la cual era la última campeona y en la antesala del encuentro, todo parecía indicar que el seleccionado holandés se llevaría el triunfo. El resto es historia.

El encuentro fue impensado, ya que, se vivió quizás el mejor partido de todo el campeonato porque el desarrollo fue bastante parejo y hubo muchos goles. En los 90 minutos, el partido terminó igualado 2-2 gracias a un doblete de Larsen por el lado de Dinamarca, mientras que Bergkamp y Rijkaard fueron los protagonistas de marcar los goles para Holanda. Lo que llevaba la definición a los penales.

Povlsen, frente a dos holandeses. (Foto: 90 Min)

En la definición por medio de los 12 pasos, Peter Schmeichel le iba a atajar un penal clave a Van Basten y los daneses no fallarían ninguno. Y el encargado de poner en la gran final a la sorprendente selección de Dinamarca fue Christofte, quien no fallo el quinto penal y eliminaba al último campeón para la sorpresa de todo el mundo.

Y llegaba el partido definitorio, la gran final, que tenía como protagonista a la “cenicienta” del torneo y a la selección de Alemania, vigente campeón del mundo. Pero, nuevamente Dinamarca comenzaba sorprendiendo gracias al gol tempranero de Jensen y luego Peter Schmeichel aguantaba todas las embestidas de los teutones.

Luego de resistir cada ataque de Alemania, los dirigidos por Nielsen lograron sentenciar el encuentro sobre el final por medio de Vilfort y el sueño se volvía realidad, Dinamarca se consagraba campeón de la Eurocopa.

De entrar por la ventana a levantar la copa. (Foto: La arenga del abuelo)

Inédita por cómo se dio, ante la suspensión de Yugoslavia, Dinamarca entraba por la ventana y termino quedándose con el título. Incluso, la gran mayoría de los jugadores del seleccionado campeón se encontraban de vacaciones, por lo que Nielsen, técnico de aquella selección tuvo que improvisar para armar el equipo, que días más tarde, tocaría el cielo con las manos.

Por: Agustín Varela / @VarelaAgustin10