A 30 años de "Un Estate Italiana" la mejor canción de los mundiales

Sin dudas que "Un Estate Italiana" fue y sigue siendo la canción más emblemática de la historia de los mundiales, que tuvo lugar a Italia como país anfitrión del Mundial de 1990.
Los grandes protagonistas del Mundial de Italia 1990. (Foto: Pinterest)

Se cumplen tres décadas de la canción que cautivo a todo el mundo durante el Mundial de Italia 90 y que, hasta el día de hoy, la seguimos escuchando con la misma pasión.

Esta gloriosa canción fue compuesta por el músico italiano Giorgio Moroder y por Tom Whitlock para ser la canción oficial de la Copa del Mundo. Pero, Moroder no está conforme con la canción que originalmente era en inglés, es por eso, que les pidió a sus compatriotas Edoardo Bennato y Gianna Nannini, la letra en italiano y el resto es historia.

Edoardo Bennato y Gianna Nannini, en la inauguración de Italia 90. (Foto: Diario Cultura)

Para los argentinos cuando se entona está canción es imposible que no se nos vengan a la cabeza innumerables recuerdos a la cabeza, si fue un Mundial especial que tuvo todos los condimentos posibles, desde alegría y emoción, hasta lágrimas y bronca.

Seguramente cuando suena “Un Estate Italiana” el primer momento que se nos viene a la cabeza son los penales de la semifinal entre Italia y Argentina, donde Goycochea se vestiría de héroe y gracias a sus manos, ponía nuevamente a la albiceleste en una final de un Mundial.

O también se nos viene a la mente la increíble jugada frente a Brasil donde desparramo brasileños en el camino con un tobillo a la miseria y dejo solo al hijo del viento, Caniggia frente al arquero de la Verdeamarella y este lo eludió y marcó un gol de película por cómo se había dado ese encuentro.

Obra de arte de Maradona y una definición del Cani para el recuerdo eterno. (Foto: Super Deportiva)

Pero, como existen eso recuerdos emocionantes y llenos de alegría, también habría algo de tristeza porque nos va a quedar para toda la vida la espina de esa final polémica frente al verdugo más grande la Argentina en la historia de los mundiales, Alemania.

Sin dudas que estaba todo dado para que la albiceleste levantara una vez más la copa más deseada por todo el mundo, pese a que el equipo comandado por Bilardo no se lo recuerde por la manera de jugar, sin dudas que se lo recuerda por el contexto, por lo vivido en aquel Mundial, desde el tobillo de Maradona, la victoria agónica sobre Brasil y las manos mágicas de Goyco, contadas anteriormente.

Pero, la tristeza y la bronca de perder como se perdió esa final ante Alemania con un penal inexistente en los últimos minutos del partido y que, justamente unos minutos antes no se le cobró un grosero penal a Calderón. Sin dudas podemos buscar millones de explicaciones posibles, pero no vamos a encontrar respuestas.

Codesal amonesta a Maradona luego de protestarle por el penal inexistente. (Foto: El Ciudadano)

Un mundial que lo tuvo absolutamente de todo y lo hizo aún más especial esta canción tan emblemática que a más de uno de le cae una lagrima cuando escucha “Notti magiche, inseguendo un gol, sotto il cielo, di un’estate italiana”. Más que una canción se convirtió en un himno. Y hasta el día de hoy la recordamos con tanto cariño a pesar del dolor eterno de perder la final.

Por: Agustín Varela / @VarelaAgustin10