Dennis Bergkamp, un mago dentro de la cancha

El extraordinario jugador holandés maravillo al mundo del fútbol por su forma de jugar, simplemente era un mago con los pies en la tierra y con la camiseta de los Gunners, sin dudas demostró su gran talento y mostró su máximo esplendor.

El diccionario define a un mago como un personaje que juega con la mente de uno, para hacerte creer que es capaz de hacer cosas imposibles. Y podemos decir que es una definición que va de la mano con el nombre de Dennis Bergkamp, un jugador que deleito a todos con su fútbol.

Sus inicios en la escuela del Ajax

Nacido y criado futbolísticamente en la escuela del Ajax, donde dio sus primeros pasos y demostró de que es capaz de hacer. Con su gran talento logro brillar en el conjunto que su ídolo, Johan Cruyff, alguna vez lo hizo. Un jugador con una calidad extraordinaria y muy pocas veces vista.

Verlo jugar era una maravilla y en el club holandés se convirtió en una de las grandes leyendas jugando un total de 237 partidos en siete temporadas y marcando nada más ni nada menos que 122 goles, nada mal para alguien que no era el típico delantero de área y estableciendo así su mejor marca goleadora en su carrera.


Un paso en falso en Italia 

Su gran paso por el club que lo vio nacer, le abrió las puertas al fútbol italiano, donde lo esperaba el Inter. En Italia se encontró con un fútbol extremadamente defensivo, un fútbol con poco juego al que no supo adaptarse. Todo lo contrario, a lo que era Bergkamp y poco a poco se fue dando cuenta de que la Serie A no era para él.

Y el gran dominio del Milán y Juventus durante la década del 90, privo al Inter de varios títulos y tan sólo pudo ser campeón de la UEFA en 1994. Un paso sin pena ni gloria por el Neroazurro, donde tan solo jugó 81 partidos y marcó 30 goles.


El Arsenal, su lugar en el mundo

Sin dudas que en el conjunto ingles viviría su pico máximo en cuanto a rendimiento y a títulos, luego por un paso malo por el fútbol italiano, el futbolista holandés encontraría su lugar en el mundo. Un buen mago siempre deja para el final su mejor carta.

Bergkamp iba a ser el primero de los refuerzos de aquel Arsenal de los imbatibles, luego se sumarian el resto de las figuras y sabemos cómo termino esa historia. Sin dudas que, junto a Thierry Henry, formaron la dupla más temida durante esos años, con una conexión prácticamente de toda la vida y prácticamente bailaban dentro de la cancha. Se convirtieron en los socios perfectos.

Y tras once años increíbles al frente del Arsenal, luego de caer en la final de la Champions League del año 2006 frente al Barcelona, decidió ponerle punto final a su carrera. Conquisto un total de 11 títulos con los Gunners, de los que se destacan tres Premier League y logró convertir 120 goles en 423 partidos.


Uno de los mejores jugadores más habilidosos en la historia del fútbol sin lugar a dudas, un jugador que hacia posible lo que para muchos es imposible y dueño de una capacidad extraordinaria de talento. Más que mago, fue un ilusionista dentro del campo de juego y fue un fiel alumno del gran Johan Cruyff, llevando en su ADN la máxima expresión de la escuela del Ajax durante toda su carrera, Dennis Bergkamp, uno de los talentos más grande que vio este deporte.

Por: Agustín Varela / @VarelaAgustin10