Así fue cambiando el fútbol argentino


En Falso Nueve te traemos un especial de cómo se fueron modificando los campeonatos de Primera División desde sus comienzos hasta la actualidad, torneos largos ida y vuelta, cortos, hasta con finales entre los respectivos campeones.

Foto del último River - Boca disputado en la Superliga 2019/2020 (Fecha 5)

Desde los comienzos de la era profesional del fútbol argentino, cuando transcurría el año 1931 hasta 1966 el formato de disputa de los torneos de Primera División, se daban de forma anual con partidos ida y vuelta. Excepto para 1934 cuando se disputó en tres rondas, mientras que en 1936 en la que se otorgaron tres títulos consecutivos, en la primera rueda de ese año se llevó a cabo la Copa de Honor, en la segunda ronda se jugó la Copa Campeonato, ambos ganadores luego se enfrentaban en la Copa de Oro.

Fue para 1967 cuando se creó el Torneo Nacional, entonces el sistema volvía sufrir una modificación que duró hasta 1985, en ese tiempo se jugaban dos torneos por temporada, el otro era el Torneo Metropolitano que luego se cambiaría de nombre al Campeonato de Primera División. Con este formato el fútbol de Primera División tenía dos campeones en un mismo año. Los participantes del Metropolitano eran los directamente afiliados, mientras que en el Nacional los equipos del interior ingresaban por el Torneo Regional o plazas fijas de las ligas locales.


Para la temporada 1985/86 nuevamente se modificaba la estructura a un solo campeonato largo en el que se había adaptado al calendario europeo y fue a partir de aquí cuando se implementaron los promedios. Años después, más precisamente en 1991/92  la liga seguía disputándose con el calendario europeo pero en dos torneos cortos bajo el nombre de Apertura y Clausura hasta 2012/13 cuando cambiaron a Inicial y Final, allí se empezó a jugar una final entre los campeones.

Cuando transcurría el 2014 en AFA se tomaba la decisión de volver a diagramar los campeonatos a partir de la siguiente temporada, la última parte de este año se disputaba un torneo de transición en el que no había descensos y con el mismo Fixture de 2013/2014 con el cambio de los recientes ascendidos. Entonces para 2015 se sumaban 10 equipos a más a la élite y la forma de disputa volvía a ser anual con 29 fechas y 1 fecha de clásicos.

Como no estaban conforme con esta nueva re-estructuración, la primera parte de 2016 el torneo se dividía en dos zonas con 16 fechas, incluida la de los clásicos. Para la otra parte del año se volvía al calendario europeo, nuevamente con 30 jornadas pero, esta vez descendían 4 a la B Nacional y 2 subían a Primera. En las temporadas 2017/18, 2018/19 y 2019/20 se creaba la Superliga, la primera sin clásicos ida y vuelta, para las dos restantes al haber menos equipos se creó la Copa Superliga.

Por: Nicolás Taboada (@NicoTaboada5).