Ronaldo Nazario, un fenómeno del gol

El mejor nueve que tuvo la historia del fútbol fue sin lugar a dudas el "Fenómeno Ronaldo", un verdadero animal del gol que deslumbro al mundo entero con sus genialidades dentro de la cancha.

Ronaldo Nazario o más conocido como el “gordo Ronaldo”, brillo dentro de los campos de juegos como uno de los mejores jugadores que dio la historia del fútbol. Con una extraordinaria carrera llena de logros, también se vio afectado por una cantidad de innumerables lesiones.

Un jugador distinto, un fenómeno para ser precisos, que maravillo a todos por manera de jugar y no solo por el gran goleador que era, sino por su estilo de juego y su velocidad en eludir rivales. Quizás, el jugador brasileño que más se acercó a Pele e incluso de no haber tenido tantas lesiones, hoy en día la historia podría haber sido totalmente distinta y se hablaría del “fenómeno” Ronaldo como la figura más emblemática de Brasil.

Sus comienzos en el fútbol brasileño

Se formó futbolísticamente bajo las ordenes de otra leyenda del futbol brasileño, Jairzinho, quien decidió comprar su pase de manera inmediata en 50 mil dólares en el año 1992 para vestir la camiseta del Cruzeiro.

En tan solo dos años en la institución brasileña, Ronaldo dejo fascinado a todos con sus tempranos 17 años. En aquel entonces solo era un joven, todavía no nacía el fenómeno, pero iba a marcar el camino en esas dos temporadas marcando un total de 44 goles en 47 partidos y conquistando dos títulos en su paso por el Cruzeiro, la Copa Brasil y un Campeonato Mineiro.

Sus números y las actuaciones extraordinarias, obligaron a Carlos Alberto Parreira, técnico de la Verdeamarella, convocarlo para el Mundial de Estados Unidos de 1994, en el cual se desconoce porque no disputó ni un sólo minuto, algo curioso.


Llegada al PSV de Holanda

Tras ser campeón del mundo con Brasil y ser el jugador del momento, que era pretendido por varios clubes del viejo continente, Ronaldo Nazario decidió irse a Holanda en busca de una nueva aventura y vestir los colores del PSV Eindhoven, convirtiéndose en el pase más caro en la historia de Brasil en aquella época. 

Su paso por el fútbol holandés fue más que bueno, donde logro marcar 54 goles en 57 partidos disputados que ayudaron al PSV a ganar tanto la Liga como la Copa holandesa y Ronaldo ya demostraba que, a su corta edad, era una estrella del fútbol mundial y de los mejores jugadores del mundo, quizás el mejor en ese entonces.

Dos años en Holanda le fueron suficientes para convertirse en el jugador más pretendido del fútbol mundial. Y precisamente, el Barcelona desembolsaría casi 30 millones de euros para llevarse al jugador brasileño.


El mejor momento de su carrera

Su llegada al Barcelona con tan solo 20 años, indicaba que marcaría una época en el elenco catalán, pero problemas con la dirigencia, impidieron que marcara historia. En su primer y único año en el Barcelona, ganó con el la Recopa de Europa, la Copa del Rey y la Supercopa de España, y deleitó a todos los fanáticos con goles de un talento nato, como el que marcó en Compostela, que el propio Ronaldo dice que es su mejor gol en toda su carrera o aquel tan recordado en el Camp Nou contra el Valencia.

La temporada 96/97 la culmino con 47 goles en 49 partidos, una verdadera locura. Sin embargo, los problemas entre la junta directiva y su representante hicieron que no haya un acuerdo para una renovación y así el mejor jugador del mundo en esa época, se marcharía al Inter de Milán tras coronar un año perfecto. Los fanáticos culés no entendían como lo dejaron ir, luego de conquistar todos los premios individuales por haber, Balón de Oro, la Bota de Oro y el FIFA World Player.


Luego con el pasar de los años, Ronaldo hablo acerca del inconvincente que lo alejo del Barcelona: “La experiencia fue maravillosa, yo había llegado a un acuerdo para renovar mi contrato justo un mes antes de que terminara aquella temporada. Pero una semana más tarde, el abogado y el presidente del Barcelona acordaron que aquel contrato era absurdo”, confeso Ronaldo en una entrevista.

La misteriosa final del Mundial de Francia 1998

Con el mundo completamente rendido a sus pies, Ronaldo alcanzó con Brasil la gran final del Mundial marcando cuatro goles. Una final que parecía predestinada para él, pero, el astro brasileño sufrió un ataque de convulsiones previa al partido con Francia.

El brasileño estuvo a punto de no disputar el encuentro, ya que, corría riesgo de vida. Al final, termino jugando dicho encuentro, pero su rendimiento no fue el esperado y Francia derrotó en la final a Brasil por 3-0.


Arribo a suelo italiano

Luego de la confusa salida del Barcelona, el delantero pasó al Inter de Italia. En su primer año todo resulto bien. Conformo un equipo de estrellas y lograron conquistar la Copa de la UEFA tras derrotar en la final a la Lazio. En ese año, Ronaldo marco 35 goles en 47 partidos.

Pero comenzarían las malditas lesiones que lo empezaban a marginar de las canchas. En noviembre del año 1999, tuvo su primera lesión en la rodilla y en apenas unos meses más tarde, precisamente en abril de 2000, llegaría la segunda.

Ya en el primer partido que disputaba tras recuperase de ambas lesiones en la rodilla, Ronaldo se rompió por completo el tendón de la misma rodilla, en la final de la Copa Italia entre el Inter y la Lazio, donde el estadio Olímpico quedó enmudecido por los gritos de dolor del delantero brasileño. Finalmente, su paso por el Inter terminaría en el año 2002 con un total de 59 goles en 99 encuentros. El mejor momento de su carrera se vio opacado por una serie de lesiones y no logró demostrar todo su esplendor en el equipo italiano.


La resurrección de una leyenda y su paso al Real Madrid

El Mundial de Corea y Japón 2002 vio el resurgir de Ronaldo, que pesé a su inactividad, Scolari confió en él y decidió convocarlo para disputar la copa del Mundo. El crack brasileño no defraudó a Felipao y lideró a Brasil a su pentacampeonato. Fue el máximo goleador de la cita mundialista con ocho goles y marcó un doblete en la final ante Alemania que dio la quinta Copa del mundo a la Verdeamarella. Con esta conquista, se colocaba entre los mejores jugadores de la historia y se consagraba como el mejor nueve en la historia de este deporte.

Ronaldo volvía con la gloria en sus manos y fue en ese momento donde Florentino Pérez, decidió contratar a la gran figura del último mundial a cambio de 36 millones de euros. Con la camiseta merengue, el brasileño deleito a los madridistas con sus espectaculares goles y les regalo 104 goles en 176 partidos. El Fenómeno estuvo cuatro temporadas en el Real Madrid, las cuales fueron suficientes para ganarse el cariño de la gente y dejar una huella imborrable en el corazón de los madridistas.


Finalmente, en 2007 desembarco nuevamente en Italia, pero en esta oportunidad para vestir la camiseta del Milán. Pero, su paso por el conjunto rossonero se vio perjudicado por las lesiones.

Apenas un puñado de partidos logro jugar con el Milán, precisamente 20 encuentros y marco nueve tantos. Y las lesiones se robaron el protagonismo y otra vez tuvo que pasar por el quirófano.

Ya en el tramo final de su carrera, decidió retirarse con la camiseta del Corinthians, jugando sus últimos tres años como profesional. Seguramente a más de uno se le cayó una lagrima cuando este crack del fútbol decidió colgar sus botines.
  
Las palabras de Ronaldo comunicando su retirada: "No aguanto más, yo quería seguir, pero no lo consigo. El tiempo se ha acabado, ha sido lindo”

Sin dudas que este fenómeno del gol marco una época y mientras él estuvo dentro de una cancha de fútbol, demostró ser un distinto, el mejor. Que, si no fuera por las lesiones que tuvo a lo largo de su carrera, podría haber jugado varios años más y a lo mejor hubiera hecho aún más la diferencia con el resto.

Por: Agustín Varela / @VarelaAgustin10