Por ahora, se queda afuera

Rosario Central no clasificó a ninguna competición internacional debido a que la AFA decidió terminar la temporada actual. De todas maneras se salvó del descenso, uno de los objetivos primordiales en el comienzo de la temporada.
Las ilusiones de Rosario Central de clasificarse a una copa internacional y a la vez salvarse del descenso quedaron a medio a hacer. Porque sí, logró permanecer en la máxima categoría luego de que la entidad madre del fútbol argentino de por terminada la Copa de la Superliga, en la que sólo se había disputado una fecha. En ella, el Canalla fue goleado como local ante Colón por 3-1 y dicha derrota los posicionó fuera de los diez primeros equipos que clasifican a torneos internacionales.
De todas formas, las esperanzas siguen en pie y es lo último que se pierde, más aún cuando aún queda alguna posibilidad. Es que todavía no se sabe cuantos cupos habrá para la Libertadores y para la Sudamericana. Se habla de que clasificarían los primeros 12 equipos de la tabla general acumulada y ahí si Central tendría la posibilidad de disputar la Copa, pero como las decisiones cambian segundo a segundo, no hay que dar nada por hecho.

Claro está que el deseo de muchos, por no decir todos, es jugar la Libertadores ya que es el torneo internacional más prestigioso del continente, pero no hay que desmerecer a la Sudamericana ya que son algunos partidos menos, se juega con más distanciamiento entre fase y fase y, de ganarla, te hace jugar dos finales más como la Recopa y la Suruga Bank, ni hablar del ingreso económico que todo eso conlleva. La clasificación a la Libertadores casi que ya no corre, porque para eso debería ganar la Copa Argentina pero es casi un hecho que también se suspenderá esta competencia.

La imagen de la nota da cuenta de la última participación de Rosario Central en un torneo internacional. Fue en el año 2018, cuando en la primera ronda le tocó jugar frente a San Pablo, uno de los candidatos a ganar la Copa. El partido de ida en el Gigante de Arroyito fue empate 0-0. Todo se definió en Brasil con un gol de Diego Souza, dándole la victoria 1-0 al equipo paulista y el pase a siguiente ronda. Una particularidad de esta fase es que en el primer encuentro el DT Canalla fue Leonardo Fernández y en la vuelta José Chamot, técnico interino en ese entonces, posteriormente echado y que le dio lugar a la llegada de Edgardo Bauza, campeón a fin de año de la Copa Argentina.

Por Ramiro Ferreyra (@ramaferreyra13)