La Naranja Mecanica, la selección que revoluciono al fútbol

La selección que marco un antes y un después en el mundo del fútbol, un estilo de juego único y perfecto, con Johan Cruyff como máximo estandarte y Rinus Michels, el constructor de unos de los mejores equipos de todos los tiempos.

Una selección adelantada en el tiempo, jugando un fútbol total nunca antes visto y que maravillo a todos por su manera de jugar, especialmente en aquel Mundial de Alemania de 1974.

Esta selección quedara en la memoria de todos, pese a perder dos finales del mundo de manera consecutiva, aquella “Naranja Mecánica” fue un equipo para el recuerdo que nos enseñó una forma perfecta de como jugar al fútbol y hasta el día de hoy, sigue latente el recuerdo de quizás la mejor selección de la historia o una de las mejores sin lugar a dudas.

¿Por qué se la conoce como la “Naranja Mecánica”?

En aquella inolvidable cita mundialista de 1974, Holanda vencía en la instancia de grupos a Bulgaria y a Uruguay, mientras que con Suecia igualo sin goles. Luego, en segunda fase paso por encima a Brasil, Alemania y a la Argentina. Los holandeses demostraban cada partido, que eran los máximos candidatos a alzar el Mundial.

Ya no quedaban adjetivos para describir aquel seleccionado y es por eso, que los comentaristas en aquel entonces, bautizaron como “fútbol total” a la manera de jugar de Holanda que tenía como principal estandarte dentro del campo de juego a un tal Johan Cruyff.

Pero el origen del apodo mítico de Holanda se dio por una comparación, ya que comparaban al equipo con una locomotora mecánica debido al empuje, al poderío y por su velocidad. Y fue así como nació la leyenda de “La Naranja Mecánica”.


Y el artífice de esta poesía del fútbol fue Rinus Michels, el hombre que logró consolidar un equipo único y magnifico dentro del campo de juego. El entrenador llegaba a la selección holandesa luego de su paso exitoso por el Ajax, donde lo llevo a conquistar por primera vez la Copa de Europa.

El fútbol en su máxima expresión

Esta selección paso a la historia por revolucionar el fútbol de una manera tan innovadora, donde se la conoció como fútbol total, que consistía en que ningún jugador tenía una posición definida, sino que iban alternando los puestos, rotando, esto no quiere decir que el delantero pase a jugar de arquero, sino que no había un puesto fijo dentro de la cancha, más de uno terminaba intercambiando de puestos a lo largos de los partidos para confundir a los rivales.

Además, aquella Holanda del Mundial del 74 presionaba muy adelante y defendía al mismo tiempo, creando ocasiones de peligro de manera repentina, jugada tras jugada, era algo impresionante. 

Aquel equipo, en el que jugaron futbolistas de la talla de Johan Cruyff, Johan Neeskens, Johnny Rep, Rob Ressenbrink y Ruud Krol, hizo historia en los mundiales y en las competiciones europeas de clubes gracias al potencial del Ajax, quien domino gran parte de los años 70, con el agregado que la mitad de dicha selección eran jugadores del club holandés y de esta forma provocó una revolución con su "fútbol total"


El estilo de juego que marcó un antes y después en el fútbol

La selección de Holanda era un espejo del Ajax de mediados de los años 60 o el Barça de los años 70. Los jugadores se intercambiaban de posiciones de manera constante durante los 90 minutos, desconcertaban al rival, donde prácticamente los volvían locos.

Dicha selección estaba comandada por el mejor jugador de esa época, un magnifico futbolista que jugaba como pensaba, tenía un cambio de ritmo increíble y era un todo terreno dentro de la cancha, llamado Johan Cruyff.

Pero la suerte no la acompaño ya que, la icónica selección, no logró ganar ese mundial, perdiendo en la final frente a Alemania. Aunque Holanda comenzó ganando dicha final, no pudo aguantar el resultado y el país anfitrión del Mundial, remonto el marcador y finalizo 2-1. Nadie creía esto posible, la mejor selección y la favorita de todos, caía en la gran final.

Luego, cuatro años después, la Naranja Mecánica seguía consolidada y jugaba increíblemente igual de bien, aunque claro, algunos de los jugadores de la cita mundialista del año 74 no estaban por distintas razones y el caso más emblemático fue la ausencia de su gran figura, Johan Cruyff. Y nuevamente, llegarían al partido decisivo del mundial, en esta oportunidad fue contra el dueño de casa, Argentina, quien se iba a terminar imponiendo por 3-1 en tiempo suplementario.


Una selección que perduro con el pasar de los tiempos, que hasta el día de la fecha es recordada por ser una de las más grandes selecciones que ha visto el fútbol, su extraordinaria manera de jugar la llevo a dos finales consecutivas de Copa del Mundo y quedó a nada de alcanzar la gloria eterna, que hubiera significado la frutilla del postre para Holanda.

Por: Agustín Varela / @VarelaAgustin10