Escudero pasó por el quirófano

Matías Escudero comenzó el año con el pie izquierdo. El defensor de Patronato sufrió un pubalgia en la pretemporada que lo marginó de la concentración y todo lo que vino después. De esta forma quedó relegado y sin chances de entrenar a la par de sus compañeros.

El jugador, previo al parate por el coronavirus, ingresó en la fase final de su recuperación. Entonces empezó a realizar ejercicios con pelota, más allá de las sesiones de kinesiología y aeróbicas que realizaba de manera diferenciada.

De igual manera, el pasado lunes, Escudero ingresó en el quirófano, donde fue operado de su lesión. En los próximos días, deberá realizar reposo y, además, se le enviará una rutina de kinesiología, que debera hacer en su casa.