El día que el Aston Villa levantó la Copa de Europa

Quizás muchos no lo recuerdan, pero el elenco ingles supo reinar el viejo continente y ganándole la final a nada más ni nada menos, que al Bayern Múnich.

Tal vez podemos decir que la coronación del Aston Villa fue una de las grandes sorpresas que dio la hoy denominada Champions League, con el agregado que para levantar la orejona, tuvo que vencer en la final a uno de los equipos más grande de Europa.

Cabe destacar que era la primera vez del Aston Villa en el certamen europeo y en el debut del cuadro inglés, no tuvo piedad contra el Valur, equipo islandés, al cual venció con un global de 7-0 y pasaba la primera ronda sin problemas.

Su camino a la gloria continuo frente al Dynamo de Berlín, donde las cosas se le complicaron y mucho al conjunto inglés. Después de un agónico triunfo en suelo alemán por 2-1, en el partido de vuelta caería en Inglaterra 1-0, pero gracias a los dos goles en Alemania, el equipo dirigido por Ron Saunders, se metería en los cuartos de final.


Ya en los cuartos de final, vencería por 2-0 en el global al Dinamo de Kiev y en semifinales superaría al Anderlecht, otra de las grandes sorpresas del torneo por la mínima y así lograría sacar el boleto para la tan ansiada final.

Era el momento de la verdad, un 26 de mayo de 1982, los Villanos se enfrentaba al Bayern Múnich en el estadio del Feyenoord. El cuadro alemán contaba con el mejor jugador del mundo, Karl Rummenigge y venía de consagrase tricampeón de Europa unos años atrás.

Mientras que el Aston Villa era la cenicienta de esta copa, de pasar a ser debutante de la mítica Copa de Europa a ser finalista del certamen, el resto es historia.


La final de la peor manera para los ingleses, porque en solo unos minutos, su arquero tuvo que salir por una lesión en el hombro, pero el cambio sería favorable para los Villanos, porque se lució atajándole cada avance de los bávaros.

Pero a los 67 minutos del segundo tiempo, el sueño se convertía en realidad cuando Peter Withe, el héroe de la final, iba a marcar el único tanto del encuentro, tras un centro de Morley, el delantero solo tuvo que empujar la pelota al fondo del arco.


Y ya sobre el final del partido, el Bayern prácticamente había metido al elenco ingles en su arco e iba a tener en los pies de Hoeness el agónico empate, pero el juez de línea le anulo el gol que hubiera llevado la definición a los penales.

Y los festejos eran todo del Aston Villa, que daba el batacazo al vencer en la cita final a nada más ni nada menos que al poderoso Bayern Múnich, un hecho que pasó a la historia, el humilde equipo de Inglaterra hizo posible lo que parecía imposible.


Hoy en día, la historia es completamente distinta, ya que, el conjunto de la ciudad de Birmingham, se encuentra en la segunda división del fútbol inglés, peleando por volver a la Premier League, la cual supo levantar en siete oportunidades. Pero sin dudas, que esa Copa quedara grabada en la retina de todos los “Villanos” porque ese día, lograron reinar toda Europa.

Por: Agustín Varela / @VarelaAgustin10