Denis Law, la leyenda del Manchester United que lo mandó al descenso

El mítico jugador escoces que ganó absolutamente todo con el Manchester United y lo convirtió en uno de los grandes ídolos de la institución, tuvo la mala suerte de convertirle el agónico gol que termino en el descenso de los Diablos Rojos en 1968 y la curiosidad que lo hizo vistiendo la camiseta del Manchester City.

El jugador escocés y un momento inolvidable en su carrera, de ídolo consagrado con el Manchester United, a villano por marcarle el agónico gol que condenaría al club de sus amores a la segunda división del fútbol inglés.

La gran promesa del momento, Denis Law dio sus primeros pasos en el Huddersfield para fichar en 1960 por el Manchester City. Su siguiente paso fue el Torino, donde nunca logró adaptarse a la forma de juego del fútbol italiano y volvería a Inglaterra para hacer historia.

Luego de su frustrado paso por el fútbol italiano, Law volvió a Inglaterra en 1962 pero en esta oportunidad era para vestir la camiseta del otro equipo de la ciudad de Manchester. En el United brilló junto a George Best y con el inglés Bobby Charlton, formando una de las delanteras más recordadas en la historia del fútbol. Los tres jugadores fueron llamados en aquella época como la “Santísima Trinidad.”


Con la camiseta de los Diablos Rojos, jugó un total de once años y en sus años logró conquistar cuatro títulos: La Copa de Europa de 1968, dos Ligas de Inglaterra y una FA Cup. Además, el mítico jugador escoces ganó el Balón de Oro del año 1964.

Luego de once largos y magníficos años defendiendo la camiseta del Manchester United, en el año 1974 decidió dejar el club y pasar a vestir nuevamente la camiseta del Mánchester City, el acérrimo rival de los de Old Trafford.

Dicho año fue muy malo para el United llegando a la penúltima jornada de la liga muy complicado y con el riesgo de perder la categoría. Y por circunstancias del destino, para la última fecha cruzaría nuevamente a Law y a los Diablos Rojos, esta vez el delantero vestía la camiseta de los ciudadanos y esa tarde marcaría el gol más triste de su carrera.


Faltando nueve minutos para culminar dicho encuentro y con el marcador igualado en cero, apareció Law y con un golazo de taco condenaría al club de sus amores al descenso. El delantero no festejo ni grito el gol, es más se quitaba a sus compañeros cuando lo fueron a abrazar.

Era tanto el dolor de Law que se notaba desconsolado en el campo y de manera inmediata pidió el cambio porque no quería seguir jugando el partido. Pese a que el United logró marcar el empate, nada le sirvió porque tenía que ganar o ganar. Finalmente, los diablos rojos perderían la categoría.

Aquel partido fue el último de Law en la liga inglesa y la última temporada como jugador. Además, ese lamentable gol fue su último como profesional, sin dudas que ese fue el menos deseado de los 300 que anotó a lo largo de su carrera. Cabe destacar que 237 fueron con la camiseta del Manchester United, lo que le convierte en el tercer máximo goleador del conjunto ingles detrás de Rooney y Bobby Charlton.


Pese a que mando al club que le dio las mejores alegrías, el enojo de los hinchas fue momentáneo, ya que, hasta el día de hoy sigue vidente en las afueras del mítico estadio de Old Trafford, la estatua de los célebres tres delanteros que hicieron historia de la grande en el club. Sin dudas que la historia de Denis Law con el Manchester United fue del amor al odio, pero con el tiempo ese odio se fue perdiendo y ganaron los gratos recuerdos del delantero que hizo historia en su época.

Por: Agustín Varela / @VarelaAgustin10