Cuando Grecia fue el rey del ''Viejo Continente''

En el año 2004, el conjunto helénico, dirigido por el alemán Otto Rehhagel, logró un batacazo histórico luego de ganarle la final de la Eurocopa a Portugal, país organizador del certamen, y de está forma, conseguir su título más importante hasta la actualidad.


A veces el fútbol da grandes sorpresas, como fue el caso de la consagración de Grecia en la Eurocopa 2004, desarrollada en Portugal. Aquel equipo no poseía grandes individualidades y tampoco tenía un fútbol vistoso, pero fue un seleccionado que se caracterizó por un enorme espíritu colectivo, una defensa sólida (Dellas, Seitaridis) y un goleador implacable (Charisteas), que marcaba la diferencia en los momentos claves.

El combinado, comandado por aquel entonces por el alemán Otto Rehhagel, compartió el Grupo A, con el local Portugal, España y Rusia. En el partido inaugural de la competencia, los griegos dieron la sorpresa y derrotaron por 2-1 a los lusitanos, gracias a los tantos de Georgios Karagounis y Angelos Basinas. En su siguiente cotejo, empataron 1-1 con la ''Roja'' (gol de Angelos Charisteas), mientras que en el último encuentro de esta instancia, cayeron por 2-1 frente a Rusia (tanto de Zisis Vryzas).

A pesar de igualar en puntos con España en la segunda colocación del grupo, Grecia avanzó a los cuartos de final, gracias a su mayor cantidad de goles a favor (4 a 2). En esa fase, derrotó a Francia por la mínima diferencia, con el grito de Charisteas. En semifinales, derrotó por 1-0 a República Checa en tiempo suplementario, por intermedio del tanto de Traianos Dellas.


En el encuentro cumbre, los helénicos se enfrentaron nuevamente a Portugal en el Estadio da Luz de la ciudad de Lisboa. En un encuentro dominado por los dueños de casa, Grecia aprovechó una pelota parada y con un cabezazo de Charisteas, marcaron el único tanto del cotejo y el que le permitió obtener el título más importante de su historia hasta el momento.

Cabe destacar que por aquel entonces, Portugal contaba con un plantel repleto de grandes figuras: un joven Cristiano Ronaldo y nombres de jerarquía como Deco, Maniche, Rui Costa, Luis Figo y Pedro Pauleta.

El equipo titular en aquella gloriosa noche de Lisboa fue el siguiente: Antonios Nikopoli; Giourkas Seitaridis, Michalis Kapsis, Traianos Dellas, Takis Fyssas; Kostas Katsouranis, Theodoros Zagorakis, Angelos Basinas; Angelos Charisteas, Stelios Giannakopoulos y Zisis Vryzas.


Hubo cinco jugadores griegos en el equipo ideal del torneo: el arquero Antonios Nikopolidis, los defensores Traianos Dellas y Giourkas Seitaridis, el volante Theodoros Zagorakis, quien además fue elegido como el mejor del certamen, y el delantero Angelos Charisteas.

Por Adrián Gallardo/@GallardoAd07
Fotos: UEFA