En Sarmiento, la falta de gol no ha sido un problema gracias al gran campeonato de Magnín

En lo que va del torneo, Pablo Magnín convirtió 15 de los 31 tantos que marcó el equipo. El delantero del Verde es una pieza fundamental para el conjunto que dirige Iván Delfino. Actualmente, es el goleador de la Primera Nacional.



Llegó como uno más y hoy es un jugador clave. Pagó la confianza con goles y a mitad del campeonato tuvo la posibilidad de irse a Europa, pero decidió quedarse en Sarmiento para pelear por el ascenso.

Cuando firmó su contrato quizás ni siquiera él se imaginaba este presente. Antes de que el Verde debutara en el torneo, Magnín llegó para pelear el puesto, principalmente, con Fernando Núñez. Y de a poco, el delantero de 29 años fue ganando la pulseada y arrancó la competencia como titular, usando la camiseta número 7, pero jugando bien de "9".

En este gran presente, mucho tiene que ver el entrenador Delfino y la disposición táctica del equipo. Con el correr de los partidos, el DT fue amoldando la línea de volantes para suministrarle más opciones al "9". Además de los volantes ofensivos que se ubican por las bandas, Sarmiento ha jugado en varios encuentros con una especie de enganche, que suele ubicarse delante del doble cinco.

Lo cierto es que Magnín viene teniendo un gran campeonato. Tiene un promedio de gol sensacional y lo que hace que el jugador sea aún más importantes es que, además de los goles, colabora en la recuperación de la pelota, presiona en la salida de los defensores rivales y siempre se muestra como una opción.

En lo que va del torneo, el delantero ha tenido varios socios. Se ha desmarcado bien dentro del área para recibir los centros de Gabriel Graciani, ha sabido jugar corto con Sergio Quiroga, y también ha demostrado tener mucha química con Maximiliano Fornari. Facetas que describen las condiciones de este gran futbolista.

En el mundo del Verde se valora mucho la decisión que tomó Magnín en el receso del campeonato de quedarse para pelear por el ascenso, ya que fue tentado por varios clubes europeos.

En definitiva, por lo que muestra dentro y fuera del campo de juego, el delantero se ha transformado en un jugador notable, que con sus gritos sagrados llena de ilusiones los corazones verdes.

Foto: La Deportiva (Junín)