El PSG da vuelta la serie y elimina al Dortmund

El equipo francés batió 2-1 al BVB en un Parc des Princes vacío por el coronavirus, y rompió la racha de tres temporadas sin pasar de octavos de final.



En el 2017, el Barcelona le remontó una desventaja de 4-0 con una paliza 6-1 (con aquel gol de Sergi Roberto sobre el final) en el Camp Nou. En el 2018, el Real Madrid lo eliminó fácilmente. La edición pasada, en el 2019, el Manchester United se lo dio vuelta en París tras perder 2-0 en Old Trafford.

El maleficio de los octavos de final se ha roto para el Paris Saint-Germain. Los parisinos lograron pasar esa dura fase de la UEFA Champions League que los tenía atrapados hace tres temporadas. Fue triunfo 2-1 para los franceses ante un Borussia Dortmund muy tibio y con pocas ganas de jugar al fútbol.

El primer tiempo fue todo de PSG, a pesar de jugar a puertas cerradas sin apoyo de su gente (que aún así estaba en las adyacencias del estadio y se hacía escuchar). Si bien es cierto que el Dortmund tuvo la pelota como de costumbre, no logró inquietar en ningún momento a Keylor Navas. La primera situación clara llegó en el ecuador del primer tiempo, con un remate de Edinson Cavani que se fue rozando el palo derecho de Roman Bürki.

El partido se iba a romper antes del entretiempo. ¿Los responsables? Toda la defensa del Dortmund. Primero, a Achraf Hakimi se le escapó su marca en un córner. Casualmente, el jugador que tenía que tomar era ni más ni menos que Neymar, que se tiró de palomita para anotar el primer gol. Pero eso no fue toso: Juan Bernat tiró un centro desde la derecha, la pelota se desvió en el camino y todo Dortmund la vio pasar y colarse en el segundo palo para el 2-0 sobre el minuto 45.

Había un claro cambio de actitud en comparación al partido de ida. Los parisinos estaban jugando con muchas ganas, y no tenían pensado quedarse de vuelta en el camino bien temprano en la eliminatoria. Idrissa Gueye jugó un partidazo en el medio, y Marquinhos fue otro de los puntos altos en cuanto a esfuerzo y sacrificio.

En el segundo tiempo no pasó mucha cosa. El equipo local, relajado por el 2-0, comenzó a cederle terreno al Dortmund y darle la posesión, esperando salir de contraataque. Pero el Dortmund no hizo absolutamente nada con ella. Puro pase irrelevante, sin sentido e incluso dejando oportunidades a su rival de hacer el tercer gol. Flojos partidos de Jadon Sancho, Thorgan Hazard, el propio Hakimi y compañía. Ni Erling Haaland pudo salvar al BVB de una noche negra. El planteo de Favre no fue el indicado, la tibieza de su juego no acompañó, y los alemanes pierden una serie que parecía inclinada a su favor.

Los parisinos, por su parte, se llevan un triunfazo y un gran golpe de confianza para ver si, por fin, este es su año en la UEFA Champions League.