El origen de la “garra charrúa”

El característico calificativo que se utiliza para nombrar a la selección uruguaya nace en los inicios del fútbol en Sudamérica


Muchas veces cuando alguien se refiere a un jugador uruguayo o comenta sobre el estilo de juego de “La Celeste” habla de “garra charrúa” pero muy probablemente no conoce desde cuando se utiliza esta frase para hablar sobre los futbolistas nacidos en el país oriental.

Este concepto surgió en la década de 1920, cuando los uruguayos comenzaron a desligarse de la influencia de los ingleses que llegaron al país con su propia forma de practicar el fútbol en 1881. Este estilo se caracterizaba por un juego áspero y físico con tendencia a los pases largos y elevados.

Uno podría interpretar que la “garra charrúa” hace referencia a este estilo donde predominaba la fuerza, las duras entradas y la entrega física, sin embargo, el término nació con un significado muy diferente a este. Uruguay practicaba un fútbol muy refinado, con pases cortos y una libertad creativa individual infinita.

El poeta Eduardo Galeano hablaba de un “segundo descubrimiento de América”: “La escuela inglesa había impuesto el pase largo y la pelota alta, pero estos hijos desconocidos, engendrados en la remota América, no repetían al padre. Ellos preferían inventar un fútbol de pelota cortita y al pie, con relampagueantes cambios de ritmo y fintas a la carrera.”

Los uruguayos tenían un estilo muy ofensivo pero que a su vez lograba tener un buen equilibrio en defensa gracias a que trabajaban muy bien la táctica, algo que los europeos aún no tenían muy aceitado. Esta superioridad se vio reflejada en los Juegos Olímpicos de 1924 y 1928, donde “La Celeste” consiguió la medalla dorada.

El dominio charrúa fue total, sorprendieron a todos con grandes goleadas y un juego nunca antes visto. 7 a 0 a Yugoslavia, 3 a 0 a Estados Unidos, 5 a 1 a Francia, 2 a 1 a Holanda y 3 a 0 a Suiza en la final para quedarse con el primer puesto en 1924.

La selección uruguaya llegó a su punto más álgido en 1930 cuando se consagraron campeones del primer mundial de fútbol de la historia en el cual vencieron a Argentina en la final por 4 a 2. Ambos practicaban un fútbol muy técnico y elegante, pero los orientales se impusieron gracias al trabajo táctico.

-Leonel A. Porto / Twitter: @LeoAguss_15