El Chelsea y los 12 pasos para una noche mágica


El 19 de mayo del 2012, se convirtió en un día de película para los londinenses que bajo las órdenes de Roberto Di Matteo, los Blues conquistaban su primera UEFA Champions League de la historia ante el poderoso Bayern Münich en el Allianz Arena de Alemania.

FOTO: Los Blues tocando el cielo con las manos junto a la orejona.

Hace un par de semanas, el Bayern Munich y el Chelsea volvieron a verse las caras en la Champions luego de aquella final que jugaron en el 2012.El primer encuentro fue para los bávaros por 3-0, pero la vuelta quedó en suspenso, ya que la pandemia del Coronavirus suspendió el segundo capítulo.

Las realidades de ambos equipos, eran muy distintas a las que tienen ahora. En aquellos años, tanto el Bayern como el Chelsea tenían un plantel envidiable que le hacía frente a cualquiera que se le cruce. En especial los alemanes, que venían entonados con grandes campañas a nivel nacional e internacional.

En los tiempos que corren, el elenco de Münich está en búsqueda de afianzar la maquina voraz que tantas alegrías le dio a la institución. Mientras que el Chelsea, también enfrenta sus dificultades, ya que en la actual temporada, Frank Lampard tuvo que armar un equipo con muchos juveniles, debido a una sanción impuesta por la FIFA.

Sin embargo, aquel 19 de mayo del 2012 se trasformó en un día mágico para los ingleses. En esa noche, los dirigidos por Roberto Di Matteo se llevaron el premio gordo: levantaron la orejona por primera vez en la historia del club.


Bayern Münich. Arriba: Neuer, Kroos, Timoshchuk y Mario Gómez. Abajo: Lahm Ribéry, Contento, Robben Müller y Schweinsteiger.

Chelsea. Arriba: Obi Mikel, Cahill, Cech, David Luiz y Frank Lampard. Abajo: Bertrand, Ashley Cole, Juan Mata, José Bosingwa, Drogba y Salomon Kalou.

20:45 –hora europea – comenzó a rodar la pelota. El escenario: el Allianz Arena de Münich, los alemanes se sentían más locales que nunca. En cancha, por un lado estaban 11 jugadores de azul que venían de dejar en el camino al Barcelona de Guardiola, y en el otro, los 11 de rojo que le propinaron un dolor de cabeza al Real Madrid de Mourinho.

Los de Jupp Heynckes venían con apetito. En 2010 se le había escapado el trofeo ante el Inter con un Diego Milito intratable.Y en 2011, nuevamente los italianos le cortaron el camino muy temprano en los octavos de final. Las ganas de ganar eran inmensas.

El pitazo inicial del portugués Pedro Proneça, dio comienzo a un duelo atrapante que quedó en suspenso hasta el final. Los Blues no tenían un juego vistoso, no tenían tiki-tiki. Pero si tenían orden y firmeza que a su contrincante se le hacía duro penetrar.

Es así como los alemanes, llegaron a abrir el marcador a los 83 minutos. Un centro de un especialista como Tony Kroos, le permitió al todoterreno Thomas Müller adelantar a los suyos. Ya parecía estar todo escrito, los germanos tenían esa sensación magnifica de que le trofeo se quedaba en casa. Pero no, porque a falta de 2 minutos Didier Drogba empardó el match con un cabezazo que dejó atónito a la afición y a Manuel Neuer que no pudo hacer nada.

Todo quedó en los azarosos penales, ya que Petr Cech le dio una vida más a los suyos luego de contenerle un remate desde los 12 pasos a Arjen Robben en el alargue. Luego de arrancar con el pie izquierdo en la tanda de penales tras el fallo de Juan Mata, aparecieron Ashley Cole y Drogba para dar vuelta la serie, y de esta manera, ser el marfileño el héroe de la noche, otorgándole la UEFA Champions League por vez primera al Chelsea.

Rodrigo Piergiovanni
@rodrigoJulian97