El campeón dio clase en casa

Un Boca lúcido goleó 3 a 0 al DIM de Colombia y demostró que tiene autoridad para quedarse con el grupo de la Libertadores. Salvio por duplicado y "Bebelo" Reynoso de tiro libre marcaron los tantos.


Imagen


Un gran primer tiempo nos dejó el campeón de la Superliga y el campeón de la Copa Colombia. Boca generaba el peligro necesario para llegar al gol pero también sufría en las espaldas de los centrales, el DIM con envíos largos proponía contras y hacía ver algunos espacios en la defensa Xeneize. Boca intentó con remates de Tévez de afuera, una gran individualidad de Villa que el arquero Mosquera rechazó con su pie. Esa fue la primer jugada de peligro para Boca en el partido, de la mano de su extremo que por la izquierda desbordó al lateral Juan Mosquera y al volante Reina. Dos ideas distintas generaban el mismo peligro: Boca tenencia de pelota y llegada, DIM dos o tres pases y envío largo para que Caicedo, Castro, Edwin Mosquera y Reina ganen la espalda de la línea de cuatro de defensores, una fue clave en la que Caicedo quedó mano a mano con Andrada y el delantero la cruzó y terminó al lado del palo derecho.

A Boca le costaba el tema de definir y el último pase pero a los 34 minutos de la derecha con Buffarini, cambió al lado izquierdo para Fabra que desbordó, amagó y centró al punto penal, llegó Salvio que estaba desaparecido del encuentro y cabeceó muy bien ubicando en el ángulo del palo izquierdo. Boca abría el marcador y se ponía 1-0 siendo más que DIM.

Apartado, cerca de los últimos minutos, el 10 de Boca comenzó a guardar la pelota en una jugada ya terminada y en un forcejeo con el central Cadavid, el "Apache" reaccionó lanzando un codazo con el que debió haber sido expulsado pero el árbitro decidió amonestar a ambos. 

El segundo tiempo tuvo un comienzo arrasador para Boca en el que encontró el segundo gol de la mano de Salvio otra vez que solo en el punto penal definió luego de una jugada de Villa desbordando por la izquierda. Remates de Villa por izquierda, de Tévez desde afuera del área que muy bien Mosquera rechazó. Tévez, Villa y Salvio se complementaban: el pensamiento y claridad del 10, la explosividad del colombiano y la definición en el área del ex Benfica. También se lo vio claro para aguantar ese comienzo, tenencia con Campuzano, Fernández, Tévez. El DIM estaba siendo bloqueado y golpeado por el local.

Boca seguía con la tenencia y generando peligro. El tercer gol llega a partir de un grandísimo tiro libre de Emanuel Reynoso que ingresó en lugar de Tévez. Minutos siguientes al cambio mojó en la red con mucha jerarquía. Ya con este resultado el DIM estaba entregado y Boca motivado mantuvo la misma intensidad hasta que con el correr de los minutos decidió cuidar el resultado con la tenencia de la pelota y aparte era claro que con espacios podía generarle el mismo peligro al equipó que dirige Bobadilla. 

Boca tuvo un partido cinco estrellas, probablemente el mejor partido en el último tiempo del campeón del fútbol argentino, un DIM que después del primer gol se pinchó y entregó el encuentro al abrirse y dejar espacios con el fin de intentar llegar al arco que defendía Andrada, ya en el segundo tiempo Boca le cerró bien la defensa y los centrales con su rapidez interceptaban y se adelantaban metros haciendo que la visita se repliegue en su área. De ser un partidazo de ambos a ser el partido que Boca soñó. 

Nicolás Ramírez. Tw: @nicolino1710