El Barcelona de Guardiola, sinónimo de buen fútbol

Un equipo que marco una época y quedara en la retina de todos los hinchas como el mejor equipo de la historia o uno de los mejores sin lugar a dudas. 

El gran artífice de esta locura fue Pep Guardiola, el arquitecto de un equipo único e irrepetible en la historia gracias a su extraordinaria forma de jugar que maravillo a todos y por su puesto por todos los títulos que cosecho.


Sus comienzos

El técnico catalán llego desde el Barça B en remplazo de Rijkaard, pero su arranque no fue el mejor ya que, perdió ante el Numancia y luego empato ante el Racing de Santander en el Camp Nou en sus dos primeros partidos al frente del Barcelona. Tan solo era un comienzo turbulento, porque todos conocemos como termino la historia en aquella temporada.

El estilo de juego estuvo muy claro desde el principio pues se basó en dos pilares fundamentales, la tradición del juego blaugrana impartida por Cruyff y la Masia, porque estos eran los futbolistas con el ADN del Barcelona que ya la conocían y la practicaban desde las categorías inferiores.

Lo principal era la posesión de la pelota en todo momento ya se en ataque y, además, para Pep la tenencia de la pelota era la mejor defensa porque el sostenía que, siendo protagonistas con la pelota, no habría forma de que los atacaran. También fue muy importante durante esa época su capacidad para reinventarse en todo momento sea a la hora de los cambios e incluso en los sistemas tácticos.


  
El sextete histórico

Algo nunca antes visto en la historia del fútbol, si lo pudo hacer este equipo y aparte conquistar la triple corona, fue por más y cosecho todos los títulos por haber.

No había equipo que pudiera frenar a este Barcelona que parecía una máquina y el primer título de la era Guardiola seria la Copa del Rey venciendo por goleada al Athletic de Bilbao por 4-1. Tres días más tarde, lograría coronar la Liga sacándole nueve unidades a su principal perseguidor, el Real Madrid al cual lo humillo por 2-6 en el Bernabéu, dando una soberbia muestra de fútbol.

Unos días más tarde, llegaría la gran final de la Champions League en el estadio Olímpico de Roma, un escenario acorde a la gran gesta que conquistaría el elenco de Guardiola venciendo por 2-0 al Manchester United con el tan recordado gol de Messi de cabeza.

Pero el camino del Barcelona no terminaría allí ya que, en la segunda parte de aquel mítico 2009, logro conquistar la Supercopa Europea ganando por la mínima al Shakhtar Donetsk y la Supercopa de España ganándole una vez más un mano a mano al Athletic de Bilbao con un global de 5-1.

Y la frutilla del postre llego a fin de año cuando el Barcelona conquisto el Mundial de Clubes venciendo en un partido épico a Estudiantes de la Plata con el tan recordado gol de Messi empujándola con el pecho a minutos del cierre del encuentro.


La evolución táctica del Barca


Los títulos no frenaron a Guardiola en la búsqueda de la excelencia. Pep tenía la sensación de que muchos rivales habían aprendido cómo podían hacerles daño, sobre todo dificultando la salida en el fondo del equipo, por lo que confió en Ibraimovic para buscar una descarga directa y tener una referencia constante arriba. Pero la idea no le salió bien y encontró en Pedro una solución a todos sus problemas.

Además, encontró en Villa el remplazo perfecto al lugar que dejo Henry y Busquets se convirtió un indiscutido en el armado del equipo, desplazando de dicha posición a Keita, gran protagonista del histórico sextete.

Y quizás el gran cambio táctico fue que Messi jugara de falso 9, marcar registrada de la página. El argentino, la gran figura de ese equipo, vivió su mejor momento como goleador y desde que cambio de posición, no paro de hacer goles.


Tricampeonato de la Liga y la coronación en Wembley

Luego de la dura derrota frente al Inter en la Champions de la temporada 2010, el conjunto catalán fue en busca nuevamente de la tan ansiada orejona y seguir con la hegemonía en el fútbol español.

Nuevamente el equipo de Guardiola terminaría en la cima de las posiciones con un total de 96 puntos, seguido otra vez del Real Madrid quien quedó a tan solo cuatro puntos y de esta manera el Barcelona conquistaba el tricampeonato local.

Quizás el punto más alto de esta era se vio en la final de Wembley en 2011 y como en el año 2009, el rival era el Manchester United de Six Alex Ferguson.

Dicha final fue perfecta por parte del Barcelona, representando la perfección total ya que, esa final se ganó de manera muy cómoda y desplegando un fútbol de otro planeta. Y con un contundente 3-1 que tuvo como gran figura a Messi, el Barcelona volvía a levantar la Champions League y este equipo no conocía de límites. Quizás, la mala suerte de perder la final de la Copa del Rey frente al Real Madrid, le quito la posibilidad de conseguir otro triplete.


El tridente de oro

Aquel trió conformado por Messi, Xavi e Iniesta sin dudas que deslumbraron al mundo entero y quizás no por la cantidad de goles exceptuando por el astro argentino, sino por lo que jugaban, la facilidad que tenían para encontrarse dentro de la cancha, una mirada bastaba para entenderse y hacer temblar a sus rivales.

Ese tridente marco una época, se conectaban de manera especial y todo parecía fácil o para ellos era fácil porque hacían posible lo que era imposible. Fueron los tres pilares del histórico equipo con la magia de Xavi, el cerebro de Iniesta y la genialidad de Messi.

Y como si fuera poco, aquel 2010 los tres quedaron en la terna del Balón de Oro, no sorprendió en absoluto ya que, ellos tres eran los mejores del mundo.


La hora de la despedida

La temporada 2011/ 2012 era la perfección absoluta, era una mezcla del Barcelona del 2009 y del 2011, lo que nadie sabía era que dicha temporada fue la última de Pep al mando del conjunto blaugrana.

Sin dudas que en cuanto a números era la mejor campaña del Barcelona durante esa época, pero los títulos no acompañaron para hacer aún más grande la leyenda de aquel equipo sensación. Luego del tricampeonato conseguido hasta el momento, el Real Madrid le arrebataría la liga cortando la hegemonía del equipo de Guardiola.

Mientras que por Champions el panorama era inmejorable ya que, el equipo se postulaba como el gran candidato, pero apareció el Chelsea y dio el batacazo dejando a los de Guardiola afuera en semifinales.

Pep se tuvo que conformar con la obtención de la Copa del Rey, donde en la final derrotó de manera contundente al Athletic de Bilbao de Bielsa por 3-0. El gran artífice de este equipo histórico llegaba a su fin y luego de obtener el título, decidió dar un paso al costado y dejar el Barcelona. 


Dejando una huella imborrable en la historia grande de este deporte por maravillar y revolucionar a la gente con su forma de jugar, algo nunca antes visto y seguramente irrepetible. Los cules sueñan con el retorno de su gran arquitecto, el cual siguió al pie de la letra el legado de Cruyff.

El Barcelona de Guardiola no solo es el mejor equipo de la historia del club, también es el mejor equipo de la historia de este deporte y solo se puede comparar con la Naranja Mecánica del 74 o quizás con el Brasil de 1970, aunque el conjunto español también se caracterizó por ser ganador, ya que, ganó 14 de 19 títulos posibles bajo el mando de Pep.

Por: Agustín Varela/ @VarelaAgustin10