Buenas noticias: Abdelhak Nouri se despertó del coma

En medio de la oscuridad en el mundo del deporte, apareció una luz de felicidad: después de dos años y nueve meses. el joven canterano del Ajax volvió a abrir los ojos.



Abdelhak Nouri transitaba el mes de mayo del 2017 preparándose para la siguiente temporada con el Ajax holandés. Su nombre ya había empezado a sonar entre equipos europeos de buen calibre porque su juego estaba haciendo ruido. Mediocampista encarador y de buen pie, Nouri pintaba para crack. Sin embargo, el partido amistoso ante el Werder Bremen alemán jugado en Austria iba a ser un antes y un después en su vida.

El jugador se desplomó sobre el césped sin aviso. El diagnóstico no fue el mejor: arritmia cardíaca. Unos hélicopteros lo llevaron al hospital, y el joven quedó en coma inducido. El Ajax tuvo varios conflictos con el jugador por la manera en la que el equipo manejó la situación en el momento, subestimando lo que le había pasado a ‘Appie’.

Pasaron meses y meses. La situación no había mejorado; de hecho había tenido ciertas recaídas en su salud. Sin embargo, Abderrahim, el hermano del futbolista, habló en la televisión holandesa sobre el estado de Abdelhak, y tuvo muchas cosas positivas para decir. “Está despierto, duerme, come, estornuda. No se levanta de la cama. En los buenos tiempos, puede mover las cejas para comunicarse, aunque simplemente no puede soportarlo por mucho tiempo”, aseguró su hermano.

Nouri, que pertenecía a la gran camada del Ajax que tiene jugadores como Frenkie de Jong y Matthijs de Ligt, tenía 20 años en el momento del hecho. Luego de casi tres años, el futbolista pudo sentarse por primera vez en silla de ruedas, y usar ciertos gestos como el levantamiento de las cejas, por ejemplo.

“Appie sabe dónde está. Es bueno para que él que esté en un ambiente familiar. Hablamos con él y vemos fútbol. A menudo hay una sonrisa, y eso es bueno también para todos nosotros”, cerró Abderrahim. En medio de tantas malas noticias y una pandemia impactando al mundo y al deporte, siempre vienen bien las buenas.