Boca, el nuevo campeón.

Boca venció al Gimnasia de Maradona en la Bombonera y se consagró como el nuevo campeón del fútbol argentino. 



El Xeneize recibía al Lobo por la 23° fecha de la Superliga 2019/20, encuentro que era trascendental para ambos. El local, debía ganar y esperar un pinchazo de River, quienes visitaban a Atlético Tucumán.

Facundo Tello dio el pitazo inicial y arrancó la acción: los muchachos de Miguel Ángel Russo comenzaron el duelo con mucha intensidad, quizás, sin un funcionamiento tan claro, pero la obligación de sacar un resultado positivo era más que un aliciente como para no generar situaciones.

Gimnasia con el correr de los minutos se fue asentado al contexto adverso, se acomodó mejor, hizo compactas sus líneas y propuso un cerrojo difícil de romper. Pérez García tomaba a Jorman Campuzano, este junto a la saga central (Zambrano-Alonso), no encontraban líneas de pase. Cuadra y Matías García más ocupados en defender que en atacar, superioridad 2V1 por banda junto a Licht y Caire para darle la raya a Salvio y el colombiano, Sebastián Villa. Boca, fabricaba jugadas, pero no generaba sustentos del cual aferrarse. Así fueron los primeros 45 minutos. 


Arrancaba la segunda mitad, el público deliraba porque sabía que River no podía ganarle a Atlético, pero los jugadores locales les costó volver del vestuario. Apenas pasados unos minutos, Nicolás Contín tuvo una clara oportunidad de gol. Tras una pérdida en zona de gestación, Lucas Licht abondanaba su zona para ir a presionar. El 25 logró puntear el balón, para que el 9, sin mirar, se de media vuelta y remate con potencia al medio del arco. Andrada estiró su brazo y mandaba la pelota al córner. Boca mantenía su apatía con el esférico, no podía doblegar el planteo del Diego.

El estadio empezaba a impacientarse, pasaban los minutos y no ocurría mucho en un partido donde reinaba la tensión. A los 72 minutos del complemento y tras una efectiva circulación de pelota, Carlos Tévez enganchó hacia dentro y disparó con tal potencia que Jorge "fatura" Brown no pudo terminar de desviar el tiro. Sí, el club de la Ribera en ese momento se convertiría en el nuevo campeón del fútbol argentino. El apache se colgó del alambrado y terminó siendo amonestado por Tello. Gimnasia no se refugió más, era todo amor propio y nada de lo trabajado en la semana. Los plantenses solamente llegaron a través de un cabezazo de Jhonathan Agudelo que se marchó lejos del palo izquierdo de Esteban Andrada. No se si merecido, pero hay un nuevo campeón en la Superliga Argentina. 

Thiago Suñe/@ThiagoSue1.