Ronaldo les sacó la alegría

En el San Siro la Juve le empató el partido al AC Milán sobre el final. Fue 1-1, goles de Ante Rébic para el local y Ronaldo para la visita




Por Coppa Italia, estos dos históricos se vieron las caras en una nueva ocasión, un debilitado Milan, que ha perdido su nivel pero no su historia, y una Juve que viene imparable en todo sentido. El Milan desde la llegada de Zlatan Ibrahimovic ha cambiado su actitud, ahora pelea los partidos y está resurgiendo de las cenizas, necesitaban ya una motivación y el sueco la trajo, lo cual se nota mucho.

En la primera parte, vimos a la Vecchia Signora con ganas de tener el balón y controlar los tiempos de partido, pero día a día se nos demuestra que el juego de posesión no determina nada, ya que cuando falta eficacia, es insuficiente. En este primer tiempo la Juve no llegaban a el área rival, mientras que lo Rossoneri, tenían mayor eficacia en el ataque, llegando en múltiples ocasiones a tener tiros a puerta, aunque hayan quedado inconclusas por un gran trabajo de la leyenda viviente de Gianluigi Buffon. Sin movimientos en el marcador, y con un Milan muy fuerte e ilusionado, llegó el final de los primeros 45 minutos. Cabe aclarar, el roce que hay entre estos conjuntos, con gran cantidad de faltas, se fueron amonestados tres jugadores antes del descanso.


El Milan comenzó enchufado el Segundo Tiempo, varias jugadas rápidas que concluían en el área, por lo bajo con un juego de toques, para tirar centros hacia los delanteros, más que nada Zlatan, quien tiene un gran dominio del juego aéreo. A los 61 minutos el croata Ante Rebic, de gran temporada, remataría un excelente centro flotado enviado por Samu Castillejo. La Juve reaccionó rápido, metiendo 3 cambios en la mitad de la cancha, pero el partido se había tornado agresivo, un Milan 100% defensivo, deteniendo con faltas los avances del visitante. Esto trajo 4 tarjetas amarillas más, una de ellas fue la segunda para  Theo Hernández, y se perderá la vuelta.


En el tiempo adicionado, el arbitro cobraría un polémico penal para la Juventus, una mano sin intención que se realizó por un intento de remate de Cristiano Ronaldo, que se vería beneficiada otra vez por errores arbitrales. CR7 agarró la esférica, la besó y acto seguido le rompió el arco a Donnarumma para cerrar este partido con un empate, a la espera de la vuelta.


Por: Juani Falcone (@falcone_juani)