Ferro sorprendió a Platense y recuperó la confianza

Ferro goleó 3-0 a Platense con goles de Franco Toloza, Renzo Tesuri y Gustavo Canto y alcanzó el séptimo lugar de la tabla de posiciones, frenando así las ilusiones de su rival de ser puntero.
Imagen
Foto: Ferrocarril Oeste Prensa Oficial
En un estadio Ciudad de Vicente López con maravillosa vista y un gran cúmulo de personas en sus tribunas, Platense y Ferro se veían las caras en un partido que tenía como claro favorito al equipo de casa, que llegaba al duelo de la tarde-noche de sábado con las posibilidades de ganar y ser puntero de la Primera Nacional, mientras que su rival estaba merodeando la zona de descenso.

Los primeros minutos de juego tuvieron a ambos equipos con mucho nerviosismo e imprecisión. La falta de ideas claras a la hora de planear los ataques era notoria y ninguno lograba quebrantar las defensas del otro. El pasar del tiempo le dio la posesión de la pelota al “Calamar”, que, a pesar de manejar el balón, no pudo concretar con certeza alguna jugada peligrosa en el área de su rival.

De todos modos, no alcanzó: fue a los 40´ cuando Franco Toloza recibió de espaldas y con una gran pisada por atrás y al mejor estilo de pivot de Futsal, la cambió de palo y dejó al arquero en una postal para la foto. Delirio de la delegación del “Verdolaga” que hizo sentir su grito de gol en territorio rival. Como si fuera poco, 4´ después, y luego de un centro al área, Toloza se la cedió de taco a su compañero Renzo Tesuri que no perdonó y con un gran remate puso el 2-0 parcial.

Sin más que destacar, Ferro cerró un primer tiempo donde golpeó en el momento justo a Platense que cuando más oportunidades tuvo de abrir el marcador, fue cuando más sufrió.

De cara al segundo tiempo, Fernando Ruiz, técnico del local, decidió cambiar algunos nombres en cancha, pero nada hizo efecto, ya que a los 48´, los de Jorge Cordon liquidaron el encuentro: tiro libre al primer palo desde la izquierda que Gustavo Canto “peinó” para decretar el 3-0 final.

La impaciencia del público local se trasladó a un equipo desconocido y sin ideas, que se encontró con una mitad de cancha muy aguerrida, integrada por jugadores como Walter Busse y Fernando Miranda, y un ataque sumamente preciso, donde Toloza era el estandarte principal.

Desde el tercer gol hasta el pitido final del árbitro Jorge Baliño, las acciones se redujeron notoriamente. El equipo de Vicente López se adueñó de la pelota, pero nunca logró molestar a los de Caballito que se fueron con una enorme sonrisa en su rostro y tres puntos claves que lo devuelven a la lucha por el tan ansiado ascenso a Primera División.

-Tomás G. Bohórquez Corvaro.
Twitter: @TomasPeriodismo