Empate agónico en La Plata

El Lobo y El Patrón en un parejo partido parejo, igualaron con un desenlace agónico para los visitantes.

Gimnasia y Patronato empataron a 1 en lo que era un duelo trascendental para ambos por luchar la permanencia en la élite del fútbol argentino. El conjunto de Maradona se mostró intenso por banda, tratando de nutrir a sus delanteros con pelotas áreas de forma horizontal. Sabiéndose con la obligación que, lógicamente, debe tener un equipo que juega de local, con su gente. A los 5', producto de un balón parado, Paolo Goltz y un certero cabezazo, que fue direccionado a la izquierda de Ibáñez, anotaba la apertura del marcador para el albiazul.

El dominio territorial del juego era comandado por los locales. El equipo visitante no se hallaba con sus automatismos y no podía llegar con facilidad al área de Brown. Fue un gran primer tiempo por parte del lobo, quien no dejó gestionar con comodidad el balón al conjunto de Álvarez.

En los segundos 45 minutos, el visitante se paró con tres en la línea de fondo, defendiéndose mano a mano ante cada ataque menzana. Delgadillo-Comas no gravitaban, Avalos combatía ante Coronel-Goltz, quienes se mantuvieron firmes en gran parte del encuentro. A cinco minutos del final arrancó el desconcierto y, a su vez, la agonía: penal para Gimnasia, estaba todo para que la gente delire por segunda vez en la tarde. Va Lucas Barrios, quien había ingresado por una molestia de Jhonathan Agudelo en el comienzo del partido. Y... palo, el guardameta, ex Lanus se salvaba.

Increíblemente, al siguiente avance total descoordinación defensiva, y Gabriel Ávalos anotaba el 1-1 final. El fútbol se valora en juego, se mide en goles.

Thiago Suñe/@ThiagoSue1.