El Dortmund se queda afuera de la DFB Pokal

Los dirigidos por Lucien Favre volvieron a tener una muy pobre performance y cayeron 3-2 ante el Werder Bremen, que está casi en zona de descenso en la Bundesliga, y fueron eliminados de la copa alemana.


El Borussia Dortmund venía de darle una paliza al Union Berlin por Bundesliga, y buscaba seguir con la buena racha de cara a la llave de la UEFA Champions League ante el PSG francés. Pero se cruzó con un obstáculo inesperado: un Werder Bremen que tiene la cabeza en evitar el descenso a la segunda categoría, pero que se llevó un premio inesperado.

El primer tiempo del Dortmund se puede resumir en una palabra clara y contundente: paupérrimo. Muy poca actitud, un Marco Reus totalmente desaparecido y una defensa que hasta parece acostumbrada a ser endeble. Hay que darle mérito al Bremen también: salió a golpear rápido a su rival buscando sorprender y dejar sin reacción a los de Favre. Vaya si lo logró. Primero fue Davie Selke, a los 16 minutos, tras un error de Achraf Hakimi en la salida. 15 minutos más tarde, a Leonardo Bittencourt le agarró un ataque de locura y sacó un inatajable derechazo desde afuera del área para poner el 2-0. Dos baldazos de agua fría para un Dortmund que con suerte hacía pie en el partido.

Sin embargo, los aurinegros estaban confiados en su arma letal: Erling Haaland. El joven noruego entró en el descanso y en el minuto 68 convirtió su octavo gol en 181 minutos (si, un gol cada poco más de 20 minutos) con la camiseta del BVB, que poco a poco se iba levantando en el partido. Sin embargo, cuando un equipo depende de un solo jugador, las cosas no suelen salir tan bien. Ese Dortmund asociativo que tanto gusta no apareció en el partido, salvo por alguna pincelada del siempre rendidor Julian Brandt.

El Bremen se iba a encargar de aumentar aún más la diferencia con Milos Rashica unos minutos más tarde, pero el Dortmund volvía a ponerse a tiro en el 77 con un golazo de Giovanni Reyna, el joven estadounidense de 17 años que entró desde el banco de suplentes. El Dortmund tuvo algunas chances para empatar, pero el arquero Pavlenka se agigantó y cerró su arco con más de un candado. Emre Can, el refuerzo del BVB del mercado de invierno, pudo debutar y jugar cinco minutos, pero ni él ni Reus ni Haaland pudieron empatar el encuentro.

Los alemanes tendrán que trabajar duro si quieren parar a Neymar, Mbappé y compañía. La única luz que se puede sacar de esta eliminación es que Haaland sigue dulce con el gol. Habrá que ver si sigue con su racha en unas semanas. De momento, el BVB acaba de tirar una copa a la basura, y espera no hacerlo de nuevo cuando se enfrente con los parisinos.