El árbitro lo salvó de la vergüenza

A un minuto de finalizar el encuentro, Independiente empató 1 a 1 con Arsenal en un flojo partido.




En un partido cortado y con poco fútbol empataron Independiente y Arsenal. La lluvia torrencial no fue impedimento para cerrar el lunes. 

Pegó rápido Arsenal con una jugada preparada: pase de Giménez a la izquierda del área chica para que Álvarez Suárez convierta el 1-0 parcial. En la jugada el zaguero Fabio Pereyra impide la trayectoria del camino de un jugador de Independiente y estaba en posición adelantada y lo llamativo es que ningún jugador local protestó.

Pasado esto Independiente atacó e intentó buscar el gol por empuje, sin ideas claras el peligro se daba por desobrdes y centros pero estuvieron muy firmes los defensores centrales de Arsenal, Sbuttoni y Pereyra. La visita también tuvo sus jugadas pero aisladas, errores defensivos de un Independiente jugado a atacar. 

Las lesiones fueron parte de Arsenal en la primer parte del encuentro: el goleador Álvarez Suárez sufrió un golpe en la cara que comprometió el ojo y tuvo que ser reemplazado por Emiliano Méndez. Luego en un pique el ex River Kaprof sintió una molestia en el posterior de la pierna derecha y también tuvo que ser reemplazado en lugar de Soñora. Arsenal sufría la mala suerte y gastaba en 45 minutos dos cambios que a futuro influirían.

El segundo tiempo fue calco al primero, Independiente con aguante y esfuerzo intentaba pero no era claro, las ideas no aparecían y Arsenal se posicionaba bien para frenar el avance rojo. Lo más peligroso fue un tiro con zurda de Leandro Fernández que dio en el travesaño del arco que cubría Sappa. Del lado visitante, Nicolás Giménez desperdiciaba dos situaciones clarísimas: un mano a mano que salvó Campaña y um remate que agarró mal y se fue al lado del palo izquierdo del arquero uruguayo.

Una polémica fue un centro que disputan Sbuttoni y el defensor de Independiente Alexander Barboza, en donde el ex River se eleva con el brazo en alto y choca con Sbuttoni. Éste termina con un corte muy profundo en la cabeza y acusa un codazo del jugador de Independiente que ya estaba amonestado pero el árbitro, Nazareno Arasa pasó por arriba. 

El empate fue un tiro libre faltando pocos segundos para terminar el encuentro. Fabio Pereyra y Alexander Babroza saltan a disputar un balón, Pereyra cabecea sin drama y el árbitro Nazareno Arasa cobra una falta completamente inexistente. Según los jugadores de Arsenal, el árbitro cobró una mano que nunca tocó la pelota.

De esta falta, Leandro Fernández convierte un golazo de tiro libre ante una barrera mal armada y un Daniel Sappa muy mal parado regalando todo el palo derecho. A continuación Fernández festejó alocadamente el gol y fue expulsado por doble amarilla, se sacó la camiseta y ya estaba amonestado. El ex Vélez salvando con ese gran remate a un Independiente muy flojo que pasaba vergüenza como local.

El árbitro interrumpió el juego incontables veces en el primer tiempo, cobró un gol milimétrico en offside, regaló un tiro libre increíble y todavía se discute la segunda amarilla de Barboza. Nazareno Arasa tuvo una noche difícil.

Párrafo aparte para Independiente en general, sin ideas de juego, con jóvenes en la cancha haciéndose cargo, hinchas impacientes y molestos, y los insultos infaltables a la dirigencia, principal responsable de la actualidad del rojo. 

Arsenal se va a Sarandí lamentándose mucho los dos puntos que se escaparon, por injusticia y por errores propios no pudo ganarlo pese a realizar un gran esfuerzo. 


Nicolás Ramírez. Tw: @nicolino1710