Avellaneda se viste de celeste y blanco

Racing venció 1 a 0 a Independiente en un clásico que quedará recordado por mucho tiempo. Marcelo Díaz fue el autor del gol.




Racing comenzó el clásico como un claro dominador, teniendo la pelota y aprovechandola al máximo en las llegadas. Impensado, el primer tiempo se dio al revés de como todos se imaginaban: Racing ampliamente superior e Independiente tímido no salía de su área. Se veía llegar un gol que no se daba, con remates como uno de Montoya que dio en el travesaño. A falta de cinco minutos para el cierre de la primer parte, un pase largo que dejaba mal parada la defensa académica, Cecilio Domínguez remata y el arquero Arias afuera del área ingenuamente detenía el trayecto de la pelota y como consecuencia se iría expulsado. Una expulsión tonta e innecesaria que comprometía al equipo. 

No pasaron menos de quince segundos que el árbitro Loustau levantó otra tarjeta roja y la sufría otra vez el local: Leo Sigali quien recuperó la titularidad por un tema de lesión debía salir de la cancha. Sebastián Beccacece tuvo que sacrificar el ataque sacando al paraguayo Rojas para el ingreso de Mauricio Martínez acomodando todo muy abajo.

Independiente en ningún momento supo aprovechar la diferencia de dos hombres de más. Pusineri demostró falta de ideas para atacar, su equipo llegaba al arco con empuje y no generó chances extremadamente claras. Lo más rescatable fue un mano a mano que Leandro Fernández desperdició ante Javier García. Luego el arquero tuvo otras grandes apariciones ante cabezazos, mostrando ser el mejor del partido.

A falta de 5 minutos para el final, Racing se anima a salir de su área, de una falta Mauricio Martínez da un pase largo a Cvitanich, que como puede aguanta la pelota, le queda a Montoya que en la desesperación remata, rebota en el brazo del ex delantero de Banfield (poca visión tenían el árbitro y el línea) y este la deja en el punto penal para que Marcelo Díaz remate y convierta el 1-0.

Luego de esto el partido se terminó desde lo futbolístico, mucha gresca, Cecilio Domínguez y Lucas Romero terminaron expulsados, Nery Domínguez terminó emulando al gran campeón argentino José Luis Brown con un problema en su hombro. A puro coraje y pasión Racing ganó un clásico que quedará en la retina de los hinchas por siempre.

Nada que decir del lado de Independiente. Nunca se sintió cómodo, nunca eligió ser protagonista, Lucas Pusineri temió la derrota desde el primer minuto pero terminó llegando. Un equipo sin carácter, sin saber qué camiseta vestía, terminó muy golpeado y no van a poder dormir por un tiempo.

Beccacece hizo lo que pudo, sacó de lado la idea de innovar posiciones y paró un equipo como debía: tan mal no le fue. Hoy festeja Beccacece, porque en igualdad de condiciones fue avasallante y no pudieron detenerlo.

Nicolás Ramírez. @nicolino1710