Nueva normalidad, mismo Messi

Tras mucho tiempo, La Liga regresó con todas las medidas de prevención  y “La Pulga” fue el centro de todas las miradas

Messi fue figura con un gol y dos asistencias

El mundo entero estaba expectante y las redes sociales se llenaron con su nombre, todos querían ver el regreso del mejor del mundo a las canchas, los 98 días que pasaron desde el último partido que jugó Leo se hicieron eternos y las ganas de disfrutar con él eran reales.

Messi saltó al campo de juego del Mallorca con un look que recordaba a sus inicios, cuando ni siquiera había ganado su primer balón de oro, el 10 apareció con el pelo largo y a más de un hincha le recordó las grandes hazañas que logró ese enano cuando Guardiola entrenaba a los culés.

El ansiado festejo se hizo esperar, llegó recién al minuto 94 cuando recibió una pelota de su amigo Suárez y condujo de izquierda hacia el centro del área para dejar atrás a dos rivales y fusilar al arquero Manolo Reina con un derechazo que se colgó del ángulo. Messi haciendo las cosas de Messi.

Los blaugranas comenzaron a todo motor y ya en la primera jugada un centro de Jordi Alba desde la izquierda conectó con Arturo Vidal que entraba desde atrás y de cabeza puso en ventaja a los suyos. ¿No habrán quebrado la cuarentena para entrenar juntos, no?

Se suele decir que dos cabezazos en el área son gol, pues así lo demostró el Barça en su segundo tanto cuando De Jong jugó con la cabeza para Messi y este replicó el pase esta vez para Braithwaite, que recibió en el punto de penal y venció al arquero mallorquín con un fuertísimo remate.

Con el 2-0 el equipo visitante intentó enfriar el encuentro con la posesión de pelota, pero de todas formas los bermellones se las ingeniaron para generar varias ocasiones de peligro principalmente en los pies de Kubo, el joven japonés cedido por el Real Madrid que fue sin duda el más desequilibrante del conjunto local.

El momento más desopilante del encuentro se dio en el minuto 53, cuando a pesar de tratarse de un partido a puertas cerradas, con personal de seguridad monitoreando la zona y en medio de una crisis sanitaria mundial, un joven con la camiseta argentina de Messi entró al campo.

No se sabe por dónde pero el espontáneo logró ingresar y se llevó una selfie de recuerdo con Jordi Alba, pero cuando fue en busca del astro argentino este se alejó por miedo a contagiarse y los efectivos de seguridad detuvieron al intruso.

Podrá decir que estuvo con uno de los goleadores, ya que tiempo después Jordi Alba convertiría tras definir al primer palo luego de un exquisito pase filtrado de Leo. El Barcelona cerró el partido con el tanto de “la pulga” y sacó una ventaja de tres puntos a su competidor inmediato, el Real Madrid.

Los culés no fueron una aplanadora a pesar del abultado resultado, ya que el Mallorca generó muchas ocasiones pero no pudo concretar. El 10 no estuvo tan participativo pero apareció en los momentos clave y eso es justo lo que esperábamos de él. A pesar de esta nueva normalidad, Messi sigue siendo el de siempre.

 

- Leonel A. Porto / Instagram: @leo_porto15