A 25 años de la mítica patada de Cantona

El legendario futbolista francés, pasaría a la historia por pegarle una patada a un fanático del Cristal Palace cuando se iba expulsado del partido.
Esa tarde de enero de 1995, se enfrentaban el Manchester United frente al Cristal Palace en el estadio Selhurst Park. El histórico jugador francés se iba a ir expulsado apenas comenzaba la segunda etapa luego de un golpe a un defensor, por lo que debía abandonar el campo de juego.

A raíz de esto, mientras Cantona salía de la cancha, un hincha se acercó lo suficiente para insultar al jugador, a lo que el francés respondió saltando la publicidad y pegándole una patada a la altura de la cara, algo que nunca se había visto hasta ese momento, e incluso Cantona se levantó y volvió a arrojar otro golpe contra el hincha al que lo insulto.
Luego, se supo que impulso al jugador a cometer ese hecho que hasta hoy en día está en la retina de cada uno. Resulta que el hincha había insultado a la madre del jugador y es por esto que Cantona respondió con una patada voladora mítica.

Y por esta acción, el jugador tuvo que ir a juicio por agresión y fiel a su estilo solo dijo” Cuando las gaviotas siguen al barco pesquero, es porque piensan que van a tirar sardinas al mar” esas fueron las únicas palabras que emitió, no se arrepintió de lo sucedido y lo sentenciaron a dos semanas en presión, pero dicha sentencia fue cambiada. Finalmente, Cantona fue suspendido por ocho meses y con una multa de casi 28 mil dólares, además de realizar 120 horas de servicio comunitario.

Claro que con el pasar de los años, Eric nunca se arrepintió y aseguró que su mejor momento en su carrera fue “cuando le pegué al hooligan, patear a un fascista no se saborea todos los días, me arrepiento de no haberle pegado más fuerte”.
Cabe aclarar que un año después de la patada, se descubrió que Matthew Simmons, quien recibió dicho golpe no era un simple fanático, sino que se trataba de un hooligan, el cual tenía antecedentes.

A 25 años de una de las patadas más celebres de la historia y justamente porque no fue dentro de una cancha, Eric Cantona, el protagonista de este acto, de una personalidad bastante arrogante, fue un gran jugador, un símbolo del Manchester United y hasta el día de hoy sigue latente su recuerdo por sus polémicas frases, sus peleas y sobre todo por su buen fútbol, sin dudas un verdadero personaje.

Por: Agustín Varela / @VarelaAgustin10