En Inglaterra manda el Liverpool

Liverpool venció al Manchester City por 3 a 1 y sigue cómodo e invicto en la cima de la Premier League.

Sin dudas que todas las miradas se las llevaba el choque entre el Liverpool de Jurgen Klopp y el Manchester City de Pep Guardiola, los Reds buscaban afianzarse en la punta del torneo, mientras que los Ciudadanos querían cortar con el invicto del equipo sensación y pisarles los talones.

Y en el arranque del partido comenzaron las emociones, en una jugada envuelta en polémicas, el Manchester City reclamó penal por una mano en el área de Liverpool que el árbitro no sancionó, y en la continuidad de la jugada, aparecería Fabinho con un remate espectacular contra un palo para poner el primer gol del encuentro. Pero los reclamos de la visitan se hicieron escuchar debido a la polémica mano en el área, aunque el VAR mantuvo la decisión del juez y se desató el estallido de todo un estadio.

Y las alegrías siguieron para los Reds, cuando en unos pocos minutos después, tras un centro increíble de Robertson, llegaría Salah con un gran cabezazo para ampliar diferencias cuando todavía no se habían cumplido ni siquiera 15 minutos del primer tiempo.

Pero el segundo gol del Liverpool apago por momentos al City que no renunciaba a su manera de jugar como a todos nos tiene acostumbrado, pero esta vez no era efectivo y recién a los 29 minutos iba a tener la ocasión más clara por medio de un remate del lateral español Angeliño que pego en el palo.

Ya en la segunda mitad, el protagonismo lo tomo el equipo de Guardiola adueñándose de la pelota y saliendo en busca de revertir las acciones, en cambio los de Klopp le cedieron el dominio de la pelota, pero con una presión alta, el Liverpool esperaba una contra para sentenciar el partido.

Y lo conseguiría a los 5 minutos de arrancar el complemento, luego de una buena acción personal de Henderson, tiraría un centro pasada y llegaría para definir de “palomita” Sadio Mané para transformar el partido en una goleada contundente. Pero a falta de 15 minutos para finalizar las acciones, Bernardo Silva descontaría para los ciudadanos con un remate pegado al palo izquierdo imposible de atajar para Alisson.

Y todo el estadio al ritmo de “You'll never walk alone”, festejaban en Anfield el gran triunfo del Liverpool que estiro su racha a 46 partidos sin perder en condición de local por Premier League.

Con esta contundente victoria, los dirigidos por Klopp son más líderes que nunca con 34 puntos, sacándole ocho puntos de diferencia al Leicester y al Chelsea, mientras que el Manchester City quedo a nueve puntos y en el cuarto puesto. 

Por Agustín Varela / @VarelaAgustin10

Comentarios