Argentina superó a Brasil y le ganó con un gol de Messi en su vuelta.

El Combinado Nacional volvió a enfrentarse a Brasil, esta vez en un amistoso, pero con las mismas ganas de ganar. Y fue así.



Arabia Saudita le sonrió a la Selección Argentina. En el suelo de ese país, y con el retorno de Lionel Messi al equipo, los dirigidos por Lionel Scaloni tomaron revancha y le ganaron 1 a 0 a Brasil, superándola de menor a mayor.

Un inicio turbulento para la Selección, que apostaba a una presión alta por parte de sus delanteros y una marca asfixiante en el mediocampo. Pero, el primer dolor de cabeza llegó temprano, recién con 8 minutos de juego. Foyth intentó salir jugando pisándola dentro del área, y ante la perdida de la pelota que derivó en Gabriel Jesús, Paredes llegó tarde y le cometió penal. Fue sancionado. El centrodelantero del Manchester City tomó la pelota para hacerse cargo pero, un remate débil terminó con la pelota afuera de la cancha. El partido continuaba 0 a 0.

Después, el partido no dio muchas situaciones atractivas. Fue mucho roce y poco fútbol. Pero Lionel Messi tomó las riendas y aceleró con la pelota en sus pies por el costado derecho, se metió al área y obligó a Alex Sandro a cometerle falta. Allí fue cuando el árbitro marcó penal, Messi remató y Allison atajó, pero dio rebote al medio y el mejor jugador del Mundo no perdonó, Argentina se ponía arriba 1 a 0.

A partir de allí, Argentina se agrandó más e intentó imponer su juego, sobre todo en el mediocampo. Paredes y De Paul distribuían pases entrelineas para la conexión con los delanteros, donde por ejemplo, a Lautaro Martínez no le llegaba mucho la pelota. Messi seguía interviniendo y quería más. Tuvo dos remates, el primero lamentablemente fue intervenido por Militao, y el segundo fue una explosión de velocidad para llegar mano a mano con Allison pero remató débil.

Leandro Paredes también tuvo un excelente remate al arco desde media distancia que fue atajado por el arquero rival. Y Lautaro Martínez, llegando al final del partido, pudo haber estirado la ventaja, pero le pegó fuerte a la pelota y se fue muy arriba del travesaño. 



Argentina fue superior a Brasil en un partido que, en el principio, parecía que se iba a complicar mucho con aquél penal de Gabriel Jesús. Las variantes de la Verdeamarela no fueron positivas y Scaloni aprovechó eso, dando rodaje a jugadores que seguramente veamos más minutos el lunes, contra Uruguay. La base se sigue afirmando.

- Francisco Rodríguez - Twitter: @FranRodriguez39

Comentarios