Un ejemplo del desastre

El segundo encuentro del recientemente llegado Stefano Piolí, en el banco rossoneri. Fue una prueba de fuego en el Olímpico, la cual no pudo aprobar.

En lo que quizá resultaba el partido más interesante en la fecha del Calcio, el Olímpico recibía al Milán, que disputaría apenas su segundo partido en la era Piolí, tras empatar en su debut. Mientras que la Roma, no convence del todo con Fonseca, se antojaba un duelo interesante y parejo, una buena prueba para ambos en busca de repuntar y subir a los puestos importantes en el calcio.

El cuadro Della Capitale, se adelantaría con un gol del bosnios Edin Dzeko, de esa forma la Roma, se iría con la ventaja al segúndo tiempo.

El equipo de San Siro, saldría con más ganas que buen fútbol a buscar el empate y lo encontraria en el jugador francés, Theo Hernández, empataria rápidamente para regresar la tranquilidad al banco de Piolí, tranquilidad que sería un efímero placer. Pues un par de minutos después uno de los jóvenes sensación de la serie A, cómo lo es Nicolo Zaniolo, pondría el 2-1 parcial y que sería definitivo

De esa forma Stefano Piolí, suma un punto en dos partidos disputados, mientras Fonseca y su Roma, subió al quinto puesto del calcio, pero aún fuera de puestos de Champions, que es la prioridad para ambos clubes, pero un prioridad que se ve lejos de su realidad y fútbol





Comentarios