Mitos y verdades acerca de la ausencia de Johan Cruyff en el mundial de 1978

El gran líder de aquel equipo que logro deslumbrar los ojos del mundo, revelo mucho tiempo después porque decidió no participar del mundial de Argentina 1978.

Corría el año 1978, faltaban algunos meses para la Copa del Mundo que se disputaría en la Argentina y la noticia de que Johan Cruyff no viajaría con el plantel de Holanda rumbo a Sudamérica para disputar el Mundial dejó helados no solo a todos sus compatriotas sino también a los fanáticos de su juego nunca antes visto.

En aquel entonces el holandés era considerado el mejor jugador del mundo y completaba junto a Alfredo Di Stefano y Pelé como los tres mejores jugadores que había dado la historia, pero Cruyff a diferencia del argentino y del brasileño, se destacaba por su brillo en la construcción del juego más allá de lo que podía hacer de cara al arco rival o cuando un defensor creía que lo tenía arrinconado.

La sorpresa era mundial, nadie podía creer que el jugador del momento tenía decidido no jugar el Mundial y más todavía cuando hace cuatro años atrás había perdido la final del Mundial en manos de Alemania y el mundo pensaba que esta era la revancha de la “Naranja Mecánica” ya que se le escapó por poco esa final luego de desplegar un fútbol nunca antes visto por la calidad de juego que mostraba partido tras partido.


Pero a medida que pasaron los años se dijeron muchas cosas sobre la ausencia de Johan Cruyff en Argentina, se dijo que fue por la dictadura, pero todo su entorno siempre dijo que si hay militares Johan no juega y todo el mundo e incluso hasta el día de hoy se dice que ese fue el motivo de la ausencia o también se habló en más de una oportunidad cuando en el año 2002 brindo una entrevista a Ole donde dijo: “Hay que estar al 200 por ciento para jugar un mundial” y que él no lo estaba en ese entonces. Pero el motivo fue mucho más grande y termino saliendo a la luz mucho tiempo después cuando en la autobiografía del jugador explico el verdadero motivo de lo que paso previo al mundial de Argentina 1978.

Nos tenemos que trasladar hasta el 17 de septiembre de 1977, cuando Cruyff estaba mirando un partido de básquet en su living y alguien tocó el timbre. Eran ladrones con armas de fuego, tumbado boca abajo junto a su esposa Danny Coster y con los hijos en su cuarto, intentó negociar, pero quisieron atarlo a un mueble, pero su mujer escapó y el futbolista agarró la pistola. Finalmente, lograron reducir a los ladrones, que luego se supo que tenían la intención de secuestrarlo. Seis meses de vigilancia policial permanente, agentes durmiendo en su casa, estrés, amenazas y hermetismo fueron algunas de las consecuencias de aquella situación. El resultado final: su ausencia en el Mundial.

A lo que todo futbolero se preguntó o se seguirá preguntado en su cabeza ¿Holanda hubiera salido campeón del mundo con Cruyff? a lo que el holandés respondió: “Tal vez sí”, sus cualidades podrían haber sido un "valor añadido.” Pero lo que nos queda claro es que con o sin mundial, sin dudas que Johan Cruyff dejo un legado gigante en el fútbol, uno de los cinco mejores jugadores de la historia de este deporte y un estilo de juego único, muy poco visto en otro jugador.

Por Agustín Varela / @VarelaAgustin10

Comentarios