El campeón sufrió pero ganó

En Anfield, Liverpool y el Salzburgo protagonizaron un gran partido donde el conjunto de Klopp sufrió mucho más de la cuenta pero lo termino ganado 4 a 3. 


Luego de la derrota frente al Napoli en la primera jornada, el Liverpool buscaba su primera victoria en Champions que en la previa parecía resuelto, pero nada de eso paso.

La apertura del marcador se iba a dar a los 9 minutos de haber empezado el partido de la mano de Sadio Mane que tras una gran combinación con Firmino dentro del área, el delantero marco pese a que el arquero haya salido rápido a achicar.

Los dirigidos por Klopp lograron dominar con mucha superioridad el encuentro y encima a los 24 minutos, tras una gran jugada que comenzó en los pies de Robertson en campo del conjunto inglés, quien la jugo al medio con Henderson y este la abrió para Alexander Arnold quien saco una gran centro al raz del piso para la llegada de Robertson que anticipo a la defensa y marcaba el segundo para el Liverpool, justamente el que inicio la jugada del gol.

Era un dominio absoluto del último campeón en todas las facetas del juego, y como si fuera poco a los 35 minutos llegaría el tercero cuando el arquero del Salzburgo despejo mal un cabezazo del brasileño Firmino, dejándole el gol servido a Salah que solo la tuvo que empujar.

Pero cuando parecía que pintaba para una goleada, el conjunto austriaco reacciono a tiempo y logro descontar a través de Hwan Hee-chan a los 40 minutos y dejaba bien parado al equipo de cara a los últimos 45 minutos.

Ya en el complemento, las cosas iban a cambiar y mucho ya que el encuentro fue totalmente distinto porque el equipo visitante consiguió empatar el partido en solo cuatro minutos, primero apareció a los 56 minutos Takumi Minamino y cuatro minutos más tarde llegaba el empate de Erling Haaland, dejando a toda una ciudad en silencio.

La gente no lo podía creer, ya que es muy difícil empatarle un partido casi liquidado al Liverpool y más por su dominio de local que viene mostrando. Pero la preocupación del local y los festejos de la visita iban a durar poco, porque nueve minutos más tarde aparecería Salah para salvar al Liverpool y llevarse los primeros tres puntos.

Por Agustín Varela / @VarelaAgustin10

Comentarios